Gran corrida de El Parralejo: Oreja para Díaz y Lorenzo

Embisten tres importantes toros de la divisa sevillana que permite sendas faenas del jienense y del toledano. Lo más negativo fue la grave cornada de Ginés Marín en su vuelta a Madrid.

El Día del Patrón tendría que haber toreado en Las Ventas Emilio de Justo. No pudo realizar el primero de sus tres compromisos en esta feria ni en muchas ferias por las causas físicas que todo el mundo sabe a raíz de su lesión el Domingo de Ramos. Una pena. Se le echó en falta. En su puesto entró Álvaro Lorenzo, que había cerrado hace una semana la primera tarde de San Isidro con una oreja y una cornada. La empresa anunció la sustitución en el tiempo de descuento, de forma sigilosa, el viernes por la noche para evitar en la medida de lo posible la devolución. Y lo consiguió. Buena entrada, buen ambiente, más de tres cuartos de entrada. Una ovación de gala recibió a Ginés Marín como último gran triunfador de esta plaza en la Feria de Otoño 2021. Una curiosidad: Álvaro Lorenzo sólo es un día más antiguo de alternativa que Ginés Marín. Misma camada de novilleros, alternativas (ambos en Nimes) y ahora como matadores.

Una oreja logró Álvaro Lorenzo del buen quinto de la tarde, un armado toro de El Parralejo que se desplazó con buen son desde salida. Tras un gran tercio de banderillas de Andrés Revuelta, Lorenzo se fue a los medios para cambiárselo por la espalda abriendo la muleta en el embroque. Del encontronazo se llevó el toro la muleta puesta. Le dio de nuevo distancia para citarlo con la mano derecha, en ese momento se soltó a galope la embestida que fue embarcada con buen trazo. Por el izquierdo bajó un punto la faena ya que el toro se paraba entre muletazos y parte de la afición le reprochaba la colocación a Lorenzo. Por el derecho todo tuvo más continuidad, temple y ligazón. Buen toro de El Parralejo. Finalizó por bernadinas antes de cobrar una estocada en lo alto. La oreja fue protestada por algunos aficionados.

El segundo fue protestado de salida por no estar rematado por detrás. Perdió las manos varias veces aunque le presidente decidió mantenerlo. Durante el tercio de banderillas la falta de fuerza fue tan evidente que no le quedó más remedio que mandarlo para atrás. El viejo sobrero de José Vázquez fue abanto de salida, sin emplearse nada en el caballo. Revuelta lo lidió muy bien, buscando despertar el celo olvidado en los corrales -quizá demasiado tiempo, no sé-. Álvaro Lorenzo le hizo las cosas perfectamente y el toro respondió con bondad, ayuno de emoción, pero muy buena intención. Lorenzo agotó el tiempo hasta el aviso pero la faena no llegó a los tendidos.

El sexto, que debería haberle correspondido a Ginés Marín, fue un toro abierto de cara que cayó en manos de Curro Díaz como director de lidia por el percance del extremeño en su turno anterior. El matador de Linares se fajó con él, especialmente con la mano izquierda por donde el toro de El Parralejo fue un dechado de clase. Lo administró de forma inteligente con los tiempos, se tapó con la derecha por donde el acople no fue absoluto y lo remató con su elegancia innata. El trofeo llegó tras una gran estocada.

El tercero hizo trizas el capote de Ginés Marín mientras lo saludaba con tranquilidad. Fue un toro que se empleó en los primeros tercios pero que llegó a la muleta especialmente descompuesto. Ginés brindó a través de los micrófonos de Movistar Plus la faena al maestro Paco Camino. Doblándose se percibió que el toro se venía por dentro por el pitón derecho. Por el izquierdo, soltó también la cara sin fijeza alguna. Cuando se puso a torear sobre el pitón derecho le caló el muslo en un visto y no visto. Marín no hizo ni un gesto de dolor. Siguió con el toro -amagado y violento- que en cuanto se sintió podido desplegó todo el genio que tenía en su interior. Lo mató, recogió una ovación y se retiró a la enfermería.

El primer toro de El Parralejo partió desde la esclavina el capote de Curro Díaz. El veterano torero de Linares continuó lanceando con las dos medias lunas hasta abrochar con una exquisita media. A punto estuvo de derribar a Francisco Romero. Óscar Castellanos se asomó al balcón por dos veces, mientras ‘Lebrija’ pegó un traspié que a punto estuvo de costarle caro. Curro Díaz brindó al público en el que era su reencuentro con la afición de Madrid tras cortar una oreja el último Domingo de Resurrección. Un derechazo del arranque tuvo el empaque tan del sello de este torero. La faena cogió ritmo por le pitón derecho, el de El Parralejo humillaba con codicia. Díaz se quedaba un poco al hilo para ligar componiendo como sólo él sabe. El toro pasó la línea de lo ordinario, creció cuando se le exigió y se fue hasta el final. Además de los compuestos derechazos hubo trincherillas y pases de la firma que fueron carteles de toros. Al conjunto le faltó contenido para estar a la altura de la calidad del toro.

Completó el lote a priori de Curro Díaz un toro muy deslucido en toda la lidia. A excepción del tercio de banderillas dónde expuso muchísimo Lipi, siendo ovacionado con fuerza. El toro echó el freno de mano desde prácticamente el inicio de una faena que Díaz brindó a su padre. El final por bajo tuvo su gusto tan personal.

De los cinco toros lidiados de El Parralejo (uno se fue para atrás) tres tuvieron grandes posibilidades de triunfo, una gran noticia pese al lamentable percance de Ginés Marín.

RESEÑA

Monumental de las Ventas. Domingo, 15 de mayo de 2022. Octava de la Feria de San Isidro. Tres cuartos largos de entrada. Toros de El Parralejo, correctos de presentación, de gran importancia y humillación el 1º, enclasado el 5º y obediente el 6º. Y de José Vázquez el (2ºbis), carente de emoción.

Curro Díaz, de grana y oro. Estocada corta algo atravesada (saludos). En el cuarto, estocada desprendida (silencio). En el que mató por Ginés Marín, gran estocada (oreja).

Álvaro Lorenzo, de gris plomo y oro. Estocada desprendida y atravesada. Aviso (silencio). En el quinto, estocada (oreja).

Ginés Marín, de azul turquesa y oro. Estocada corta (saludos). Se retiró a la enfermería por su propio pie.

Incidencias: Álvaro Lorenzo sustituyó a Emilio de Justo. Lipi saludó una ovación tras parear al 4º.

PARTE MÉDICO DE GINÉS MARÍN

Herida por asta de toro en el tercio medio del muslo derecho, con orificio de entrada por la cara anterior y con dos trayectorias: una ascendente de 25 centímetros que alcanza el anillo inguinal y contusiona la arteria femoral y otra transversal de 20 centímetros que lesiona el recto anterior y presenta orificio de salida en la cara lateral del muslo. Es intervenido quirúrgicamente bajo anestesia general y trasladado al Hospital La Fraternidad Mupresa Habana. Pronóstico grave.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img