spot_imgspot_img

Rufo cae de pie en Toledo, inmensa faena de Morante

La tradicional corrida del Corpus de Toledo quiere recuperar su fuste de acontecimiento en la temporada taurina. La nueva empresa al frente -Nacho Lloret- programó un cartel rematado para su debut en esta plaza. La ola de calor obligó a aplazar media hora el inicio del festejo. A la hora del arranque los nubarrones aparecieron amenazantes en sofocante calor de bochorno.

El triunfo fue de Tomás Rufo que estuvo con la actitud arrolladora que ha caracterizado esta primera parte de su temporada. Sus paisanos se mostraron eufóricos ante la nuevo valor que ya comparte mantel con las figuras.

Lanceó con gusto y ajuste al primero de su lote de Matilla que se desplazó con recorrido. Lo llevó al caballo con chicuelinas andando. En banderillas tuvieron que saludar José Antonio Carretero y Fernando Sánchez (puso el primer y el tercer par). Brindó al público una faena de dominio ante un toro que terminó defendiéndose com cabezazos continuamente. Fue limpiando los derrotes y quedándose cada vez más cerca hasta el aplaudido final por luquesinas. Superioridad total del torero de Talavera. Le llegaron a pedir la segunda oreja.

Cerró la tarde el toro de García Jiménez con mayor movilidad. De nuevo lanceó Rufo con el compás abierto en entregados lances de recibo hasta un templado remate en los últimos capotazos. Lo dejó en el caballo con una tijerilla antes de un soberbio quite en el que combinó chicuelinas con tafalleras, muy vertical, con gran estoicismo. Brindó la faena a Eugenio de Mora que celebra en este 2022 su 25º aniversario de alternativa.

Empezó con ayudados por alto. El toro respondió con buena obediencia y brío. La faena tomó entidad desde el primer momento, en unos ayudados por alto ganado terreno hacia delante. Dio distancia al toro de Matilla que respondió con bondad, en una faena muy bien ligada. Fresco, seguro, abrochando todo con buenos pases de pecho a la hombrera contraria. Al natural hubo dos tandas de importante ajuste y belleza. Entregada actuación que lamentablemente no pudo rematar con la espada como merecía. Dio una vuelta al ruedo tras leve petición.

La tarde del buen debut de Tomás Rufo se recordará por la soberbia faena de Morante de la Puebla al cuarto, de Alcurrucén. El genio de La Puebla decidió correr turno en su primer toro que se volvió a los corrales tras descordarse. Lidió entonces el sorteado como cuarto que hizo las veces de primero bis. Un toro sin fuelle con el que Morante anduvo torero, con gracia, pero al que hizo una faena corta con buen criterio.

En cambio, se fajó desde salida con el buen cuarto -con mayor remate que la corrida titular-. Morante lo saludó por verónicas de su corte, siguiéndole por su abanta condición. Se picó en el caballo de reserva y muy cerquita de él le hizo un quite por chicuelinas rematado con una revolera con serpentina. Maravilla. Mientras brindaba la faena al público desde los medios se le arrancó, lo que le costó a Lili una bronca de su jefe de filas.

Se dobló con el toro para fijar las embestidas y entonces surgió la magia. Se lo pasó por la faja con especial temple y largura al natural aprovechando los vuelos de la muleta para llevarlo hasta el final como requería el encastado toro de los Hermanos Lozano. Preciso, dominador, arrebatado. Una faena de gusto y de fondo torero. Pinchó en lo alto antes de una estocada perfecta.

Alejandro Talavante tuvo que lidiar además de con su lote, con el vendaval que se levantó en el primero de sus turnos. El extremeño no condicionó su estoico planteamiento: delantales impertérrito de salida. Ese toro tuvo una enclasada condición pero le faltó transmisión. Talavante estuvo muy dispuesto con él, buscando la colocación, tratando de ponerle con la pureza de su toreo la emoción que le faltaba a la faena. Lo mató por arriba y se le pidió la segunda oreja. Pocas opciones encontró ante el lavado quinto, completamente desrazado y sin empuje para aguantar la lidia. Se puso, lo intentó y al ver la falta de vida del oponente lo despenó.

La terna se fue andando pero por encima de los trofeos quedó la buena presentación de Rufo en la capital de su tierra como matador de toros y la extraordinaria faena de Morante.

RESEÑA

Plaza de toros de Toledo España. Primera de la Feria del Corpus. Dos tercios de entrada. Toros de Hermanos García JiménezOlga Jiménez (3º) y un sobrero de Alcurrucén (4º, tras correr turno en el primero), justitos de presentación. Apagado el 1º bis, a menos la calidad del 2º, desclasado el 3º, encastado y humillador el 4º (mejor presentado que los del hierro titular), descastado el parado 5º y un 6º con obediencia y movilidad.

Morante de la Puebla, (de espuma de mar y azabache), Pinchazo hondo (silencio). En el cuarto, dos pinchazos y gran estocada (ovación).

Alejandro Talavante, (de marino y oro), estocada entera (oreja tras petición de la segunda). En el quinto, dos pinchazos y tres descabellos (silencio).

Tomás Rufo, (de sangre de toro y oro), estocada desprendida (oreja tras leve petición). En el sexto, dos pinchazos y estocada (vuelta al ruedo tras petición).

Incidencias: José Antonio Carretero y Fernando Sánchez saludaron al parear al 3º.

 

 

 

 

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img