spot_imgspot_img

Un heroico Javier Cortés conquista Colmenar

El diestro de Getafe torea aún con los puntos de la cornada que recibió el pasado viernes y triunfa tras cuajar a un exigente toro de Domingo Hernández que le volteó duramente; Francisco José Espada corta una oreja en cada toro de su lote y De Pablo pasea un trofeo

La atronadora ovación reconoció el esfuerzo a Javier Cortés al hacer el paseíllo después de la grave cornada recibida el viernes en Linares. Pasó la noche del viernes al sábado en el hospital, decidió torear ayer en Alcalá de Henares y no perderse este domingo su compromiso con Colmenar Viejo. El torero, cuando asume torear pese a estar lesionado, debe intentar que no se note esa deficiencia física. A Cortés no sólo no se le notó en ningún momento, si no que se creció con el toro de mayor transmisión de la interesante corrida de Domingo Hernández, que fue el cuarto.

Un cinqueño, a punto de cumplir los seis años, acapachado y serio. Abanto de salida, más centrado en los últimos lances que le dio Javier Cortés. El madrileño apostó por el toro desde el inicio toreándolo en redondo desde los primeros compases. Se notaba la tensión en la humillada embestida del toro de Domingo Hernández, que se venía con fuerza pero reducía su velocidad en las telas. A la salida de un muletazo, el toro le arrastró con los cuartos traseros dejándole completamente a merced. La cogida fue terrorífica, elevándolo como un guiñapo y volviendo a pegarle un derrote a la altura del cuello una vez que cayó al suelo. Se levantó sin ningún aspaviento, tomó los tratos y volvió a la cara del toro. Por el izquierdo le enjaretó una buena tanda, con mucha emoción. Por el derecho, el toro se orientó y empezó a topar en el embroque. Se fue detrás de la espada con gran fe y cortó las dos orejas con mucha fuerza. La recompensa a tres días muy duros en la carrera de un torero que nadie le ha regalado nada, que merece recoger de una vez las mieles del triunfo tras tanta dureza.

Precisamente con el más áspero de la tarde, que fue el primero, estuvo muy firme. Para el recuerdo dejó una preciosa media abelmontada y un torero inicio de faena. El toro tuvo un punto de violencia en su arrancada además de una constante irregularidad que complicó la forma de plantear la faena. Cortés se mostró comprometido, ganándole siempre la cara pese a la brusquedad. Saludó una fuerte ovación.

El serio tercero, fue otro cinqueño de imponente estampa con el que Francisco José Espada pudo mostrar toda su dimensión. La faena tuvo mucha emoción ya que el toro hasta el último tercio no había destapado sus virtudes: ritmo, humillación, recorrido y codicia. Espada se la dejó siempre puesta y tiró de la embestida con gran mérito, cuajándolo especialmente sobre la mano derecha aunque también firmó una importante tanda al natural. Priorizó el trazo por encima de la composición en la faena. Un gran toro que debió de ser matado de forma más certera; un pinchazo y dos golpes de descabello. La faena fue premiada con una oreja y se concedió con toda justicia la vuelta al ruedo al extraordinario toro de Domingo Hernández.

Otra oreja lograría del sexto, quizá el toro más deslucido del encierro por su defecto de salir con la cara por las nubes después de cada muletazo. Espada se lo pasó por la espalda, le ganó terrenos y logró momentos de interés. En esta ocasión el estoque sí le funcionó con mayor precisión por lo que se le concedió un trofeo como premio a su férrea voluntad.

El torero local Miguel de Pablo se encontró un buen toro en segundo lugar, con que se mostró muy dispuesto desde el saludo capotero. De Pablo lo lanceó hacia los medios hasta que recibió un volatín al clavar los pitones en la arena. En la franela el toro exigió mucho temple y suavidad. De Pablo logró encontrar esas claves con la mano izquierda ya en el tercio final de la faena. Muy entregado en todo momento el colmenareño que se fue detrás de la espada con fe. Oreja.

Saludó una ovación tras estoquear al inmenso quinto, de 660 kilos. Un toro muy montado y corpulento en todos los sentidos. Tuvo bondad pero su juego estuvo condicionado por una fea y lenta voltereta que se dio en el inicio genuflexo de Miguel de Pablo. El toro se repuso pero ya no tuvo el mismo juego. De Pablo no volvió la cara, intentándolo por todos los medios.

FICHA DEL FESTEJO

Domingo 29 de agosto de 2021. Plaza de toros de Colmenar Viejo (Madrid). 6 Toros 6, de Domingo Hernández para Javier Cortés, ovación y 2 orejas; Miguel de Pablo, oreja y ovación y Francisco José Espada, oreja y oreja.

Incidencias: Segunda de la Feria de Los Remedios. El 3º toro de la tarde fue premiado con la vuelta al ruedo. Javier Cortés y Francisco Javier Espada salieron a hombros.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img