spot_img

Uceda Leal, cumbre al natural en una faena para paladares exigentes (Vídeo)

Foto: @RocaRey

Más toro que los tres primeros, el cuarto fue un superclase. Toro definido desde que salió de chiqueros, le pegó un ramillete de verónicas excelentes, meciendo el capote con suavidad y gusto, tras dos largas cambiadas. Luego, dejó un primoroso prólogo a dos manos. Primero con de rodilla genuflexa, después por alto y tres por bajo de cartel, cumbre, saliendo con torería de la cara del toro. Lo quiso todo por abajo el bravo toro de El Vellosino, que tuvo fijeza, prontitud y ritmo a raudales. Uceda Leal, muy torero andándole siempre al burel, le bajó la mano mucho, exigiendo de verdad al toro, que respondió con clase. A más en una faena fundamentada en el pitón izquierdo. Hasta cinco tandas por ese pitón. Naturales largos, toreando reunido y con gran hondura, ralentizando la embestida del toro. Hubo una antológica. Cuatro naturales al ralentí, eternos, acariciando la embestida humillada del toro, para rematar con el de la firma y una trincherilla con sabor. Magnífico. El final, por naturales a pies juntos, citando de frente. Lo remató de un espadazo fulminante y paseó las dos orejas.

Rompió plaza un toro alto y ensillado, estrecho de sienes, que tuvo muy poca fuerza. Claudicó varias veces y apenas se le señaló un puyazo. Uceda Leal se lo sacó más allá de las dos rayas y ahí intentó afianzarlo, pero el animal cayó en varias ocasiones. Imposible ligar una tanda, porque no soportaba más de tres muletazos, a partir de ahí era un nuevo volver a empezar. De uno en uno, dibujó naturales de buen trazo en una faena monopolizada por el pitón izquierdo. Se le resistió el acero.

 

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img