‘Matón’ sólo tenía feo el nombre

Foto: Alfredo Arévalo

Un toro de nota de Los Maños se lleva el desafío en Madrid en una tarde de mucho interés. Dufau roza la oreja con ese toro; Sánchez Vara destaca por su profesionalidad y Luis Bolívar no se encuentra.

La tarde invitaba al toreo. Primaveral en el buen sentido de la palabra. La lluvia mermó el ruedo de Las Ventas provocando que el piso se encontrara muy suelto. Las rodadas paralelas a las rayas del tercio daban crédito de los trabajos de los últimos días. Saltillo y Los Maños se encontraron en un interesante desafío.

En papel de absoluto lidiador recibió Sánchez Vara al cuarto, un amplio toro de Los Maños, lucero, que embistió al caballo con la fuerza de un obús en todas sus arrancadas de largo. Se ajustó en banderillas antes de sacarlo a los medios andándole con una torera trinchera. Lo que ha ganado con el tiempo este torero. Se descubrió entonces un magnífico ritmo en el toro, quizá algo falto de humillación, pero con emotividad suficiente para empresas mayores. Terminó desparramando la vista y lo cazó al segundo intento con veterano colmillo.

En el que abrió la tarde, poco pudo hacer más que dejar su buena voluntad ante un Saltillo que no regaló nada, sin fuerza ni casta de verdad. Se venía por dentro. En ningún momento se vio al diestro apurado que lo despenó con su oficio.

Un gran toro fue el jabonero sucio que hizo tercero, de Los Maños. Las motas cárdenas del lomo y la cara más oscura, dibujando un capirote. Preciosa estampa, preciosa embestida. Su nombre, ‘Matón’, era lo único que le afeaba. Thomas Dufau lo saludó con un buen manojo de verónicas. Fue con todo en los dos puyazos que recibió, en el segundo en el que estaba muy humillado, lo sacaron rápido para evitar el desgaste. Sánchez Vara intervino en quites. Thomas Dufau apostó mucho en su planteamiento de faena, generoso con el oponente. En los medios y con la mano izquierda inició el trasteo. Se vino a galope el toro, que en el tercer muletazo se coló para recordarle que sabía dónde estaba. Por el derecho, también le dio distancia, en series de mucha intensidad. El toro embestía con vibración pero no repetía para dar continuidad a la faena. Cuando regresó a la zurda había decaído la emoción. Un pinchazo -en el que resultó prendido- y una estocada baja minimizó a una ovación el reconocimiento.

Había ganas de ver de nuevo a Thomas Dufau. Sus buenas formas y la verdad con la que había afrontado la faena al gran toro de Los Maños había quedado sin premio. El de Saltillo. que cerraba la tarde fue devuelto, el estado del piso que hemos comentado antes con el transcurso de la lidia fue deteriorándose. Muy blando. Condicionante que también intervino en que asomara el pañuelo verde. El sobrero fue imposible. Se hizo el dueño del ruedo en una complicada lidia de la que se llevó un fuerte castigo en varas para aminorar sus humos. El francés abrevió con buena determinación.

Tres puyazos recibió el segundo de la tarde, de Saltillo. Fue uno de los grandes momentos de la tarde. Al principio se hizo el despistado, después se arrancó alegre desde la media distancia en el primer envite para empujar con un solo pitón en el peto hasta derribar a los pies de la Puerta Grande. Respondió en los sucesivos y lo cogió arriba Rubén Sánchez. Luis Bolívar ya le vio la dificultad durante la lidia. La faena tuvo precauciones por la orientada condición del Saltillo. Por el pitón izquierdo radiografiaba al colombiano en cada embroque, por el derecho también probaba pero humillaba más. Ese punto de humillación se convirtió en transmisión por lo que parte de la afición se posicionó por el toro, que fue muy exigente. Tuvo un molesto gazapeo tras reponer que complicó mucho la vida a Bolívar, que resolvió con oficio pero sin darse coba, por lo que fue pitado.

Más confiado se vio al colombiano ante el quinto, de Los Maños. Un toro con cuajo que protagonizó una larga pelea en varas. Bolívar convenció en una templada tanda sobre la mano derecha el gran debe del toro, que tuvo bondad fue su escasa fuerza.

 

FICHA

Monumental de Las Ventas. Domingo, 24 de abril de 2022. Festejo de temporada. Un tercio de entrada. Toros de Satillo (1º, 2º y 6º) y de Los Maños, desiguales aunque serios de presentación. Destacó el 3º por su buena condición y el 2º en el tercio de varas aunque resultó complicado. 6º, lidiado como sobrero.

Sánchez Vara, de pastel y oro. Estocada algo desprendida (saludos). En el cuarto, pinchazo y estocada baja (silencio).

Luis Bolívar, de azul rey y oro. Estocada trasera (pitos). En el quinto, estocada habilidosa (silencio).

Thomas Dufau, de corinto y oro. Pinchazo y estocada desprendida (saludos). En el sexto, pinchazo y estocada baja atravesada (silencio).

spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img