Fonseca, dos orejas en Colmenar

El mexicano aprovecha una buena novillada de Ángel Luis Peña en la que Jesús Ángel Olivas también toca pelo

Este sábado se inició en clave de triunfo la Feria de los Remedios de Colmenar Viejo. Un señero ciclo de la Sierra de Madrid que tradicionalmente ha tenido peso en la temporada. Tras el San Isidro de Vistalegre es la feria más larga anunciada este año en la Comunidad. Tiene mérito en este tiempo celebrar tres corridas de toros y dos novilladas (una de ellas sin caballos).

Es imposible llegar a Colmenar y no pensar en El Yiyo. Especialmente este año, en el que habría cumplido 40 años de alternativa. José Luis Palomar, compañero de cartel aquel fatídico día, retransmitía la novillada desde el set de Telemadrid. El inolvidable Antoñete era el director de lidia.

El minuto de silencio recordó a Manolete antes de los sones del Himno de España. La novillada de Ángel Luis Peña, ganadería local, fue una gran colaboradora para los novilleros; preciosa de hechuras y de muy buenas intenciones.

El gran triunfador fue Isaac Fonseca que sintió el afecto de sus vecinos, que no paisanos, ya que el mexicano es alumno de la Escuela Miguel Cancela de Colmenar Viejo. Tras haber conquistado el primer puesto del Circuito de Madrid, está arrollando cada tarde que torea.

Recibió con dos largas cambiadas al primero de su lote para después seguir lancearlo a la verónica hasta rematar con una templada larga. Se fue a lo medios para iniciar el trasteo por la espalda. El enclasado novillo humillaba un metro antes de llegar al embroque. Insistió por el pitón derecho aunque por el izquierdo había descubierto su calidad en un soberbio pase de pecho. Cuando quiso cuajarlo al natural el viento empezó a incomodar demasiado. Cuando empezó a apretarle el novillo se rajó por completo. Ovación tras aviso.

Las dos orejas la obtendría del sexto, un novillo que echaba la cara hacia delante un punto más ofensivo que sus hermanos. Fonseca estuvo completamente entregado en todo momento, desde el saludo por chicuelinas hasta el quite de frente por detrás. Empezó la faena postrado de rodillas exigiendo mucho al novillo. Hubo varias tandas de gran eco en los tendidos y terminó acobardando al novillo con gran firmeza. El noble novillo se a que envió en tablas. La estocada en lo alto le otorgó el triunfo.

Jesús Ángel Olivas cortó una oreja al buen novillo de Peña que abrió la tarde. Un jabonero al que le faltó un punto de humillación pero que resultó muy manejable. El novillero de Colmenar de Oreja dejó buenos naturales y algunos detalles de calidad. Se fue a recibir al cuarto —al primero también— a porta gayola y resultó volteado al revolverse rápidamente el novillo que a la postre fue el más deslucido, lo intentó por todos los medios pero el triunfo fue imposible.

Por su parte Miguel Polope se pasó muy cerca al segundo de la tarde ya desde el saludo por gaoneras intercaladas con chicuelinas. El quite por saltilleras también tuvo muchísimo mérito y ajuste. Del mismo modo que en el inicio por estatutarios que a punto estuvo de alcanzarlo. La faena se fue diluyendo entre la falta de transmisión del buen novillo y la frialdad del toreo vertical del valenciano. Las mayores ovaciones las consiguió en las manoletinas finales. La espada se fue baja. Silencio tras aviso.

Ante el otro oponente volvió a dejar una interesante imagen especialmente buena fue una media en el quite a ese jabonero. La faena tuvo momentos más altos que otros y recuperó la intensidad en las manoletinas finales. De nuevo la espada no tuvo una correcta colocación. Silencio tras aviso.

Hay que destacar que tanto en el tercero como en el sexto se desmonteraron los banderilleros de turno de Isaac Fonseca: Raúl Ruiz, Iván García y Tito.

 

 

spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img