spot_imgspot_img

Sigue el toro a toro de Córdoba: sin opciones Aguado con el marmolillo sexto

Foto: Arjona

Ventura cortó dos orejas y Morante tuvo una tarde inspirada pero perdió los trofeos con la espada.

 

Primer toro:

Con media entrada en los tendidos ha comenzado la tarde en Córdoba, y el primer acto no ha sido del todo lucido. El toro de María Guiomar se ha distraído mucho, pese a lo cual Diego Ventura le ha sacado el máximo partido posible, con varios quiebros de gran mérito. Mal con el rejón de muerte, todo ha quedado en palmas.

Segundo toro: 

Se ha inventado Morante la faena frente a un toro con escaso empuje y ninguna clase, aunque se ha dejado más por el lado derecho. Muy bien colocado ha toreado con gusto y ajuste, muy por encima de las condiciones de su enemigo. Ha pinchado cuatro veces antes de la estocada, echándolo todo a perder. Ovación tras aviso.

Tercer toro:

Gran recibo de Pablo Aguado por lances templados a un toro que embiste con clase. Por desgracia en el último tercio ni el toro mantiene el ritmo, ni el torero acaba de acoplarse en una faena con detalles pero muy desigual. Bajonazo escandaloso. Silencio.

Cuarto toro:

Lío gordo de Diego Ventura en Córdoba, con susto incluido porque ha caído con su caballo ‘Fabuloso’, por fortuna sin consecuencias. Con un gran toro de María Guiomar ha bordado el toreo con ‘Nazarí’ y ‘Bronce’ y tras matar a la primera ha cortado las dos orejas.

Quinto toro:

Tanto con el capote como con la muleta, Morante de la Puebla ha estado inspirado y entregado frente a un buen toro de Juan Pedro Domecq, al que ha toreado con ligazón y enjundia. Una pena su fallo a espadas, porque era faena de Puerta Grande. Gran ovación tras aviso.

Sexto toro:

Nada ha podido hacer Pablo Aguado con el sexto, más allá de intentarlo con mucha voluntad. El toro ha llegado al último tercio muy parado y el sevillano sólo ha podido mostrarse voluntarioso. Silencio.

 

RESEÑA

Plaza de toros de Los Califas de Córdoba. Toros de María Guiomar Cortés Moura y Juan Pedro Domecq. Diego Ventura, palmas y dos orejas; Morante de la Puebla, ovación tras aviso y gran ovación tras aviso; Pablo Aguado, silencio y silencio.

spot_img

RELACIONADO

spot_img