spot_img

La zurda de Sergio Rodríguez se lleva el Certamen de Novilladas de San Agustín de Guadalix

Foto: vía twitter @SanAgustinFeria

Sergio Rodríguez se alzó este lunes a golpe de natural con el Capote de Paseo que distingue al vencedor del Certamen de Novilladas de San Agustín de Guadalix (Madrid). Su buen toreo con la mano izquierda le valió una oreja del primero y pinchó las dos del excelente tercero, de vuelta al ruedo, de Aurelio Hernando -que envió una novillada seria y de mejores opciones en su segunda mitad- al que cuajó con esa zurda que apunta a grandes cosas. Fabio Jiménez demostró buenas maneras, pero su romo acero le impidió optar al triunfo.

Rompió plaza un utrero de Aurelio Hernando, largo y zancudo, algo avacado y acodado de pitones, medido de fuerzas. Sin embargo, se vino arriba en el último tercio, donde embistió a arreones y siempre soltando la cara. Pese a su escasa entrega, Sergio Rodríguez, que había dejado un vistoso recibo con verónicas y caleserinas, pudo correr la mano en una faena basada en el pitón derecho, que epilogó al natural. Tras una estocada desprendida, de efecto fulminante, paseó la primera oreja de la final.

Alto y zancudo, avacado, astifino y con los pitones hacia delante, el tercero fue un utrero noble y con clase, que tuvo muchas virtudes como prontitud, duración y profundidad. Humilló mucho en la muleta de Sergio Rodríguez. El novillero de Las Navas del Marqués lo cuajó con la mano izquierda en una faena en la que hubo naturales de excelente trazo. En una faena casi monopolizada por la zurda, lo toreó muy despacio y con hondura al jabonero sucio, que fue a más. Muy templada también la tanda postrera con la derecha. Tenía las orejas en su mano, pero pinchó dos veces y se tuvo que conformar con una vuelta al ruedo. Idéntico premio para el notable novillo de Aurelio Hernando.

Fuerte y con cuajo, tocadito de pitones y estrecho de sienes, el segundo fue un jabonero sucio al que Fabio Jiménez recibió con un largo saludo a la verónica. El de Aurelio Hernando, que derribó en el caballo, fue un animal de embestidas defensivas, que tendió siempre a puntear los engaños. Cuando el joven de Alfaro logró vaciar con limpieza esas arrancadas, obtuvo muletazos de buen porte, que llegaron al tendido. Sin embargo, la espada hizo esfumarse el posible trofeo, pues lo mató de dos pinchazos y una estocada corta de la que salió encunado y recibiendo un feo derrote en el pecho. Saludó desde el tercio.

Lleno y fuerte, con alzada y de testuz ensortijada, el cuarto fue otro jabonero que se desplazó en los primeros tercios y mantuvo esa movilidad en la franela de Fabio Jiménez. El riojano corrió la mano con ligazón por ambos pitones aprovechando la transmisión y nobleza del animal, que tuvo cierta calidad. Sin embargo, el acero volvió a ser su talón de Aquiles. Tres pinchazos antes de una estocada entera, saludó desde el tercio.

RESEÑA

En San Agustín de Guadalix (Madrid)España. Final del Certamen. Algo menos de media entrada. 4 novillos de Aurelio Hernando, el 1º y el 2º, sin entrega y soltando mucho la cara; el 3º, buen novillo, con prontitud, fijeza, clase, recorrido y duración, premiado con la vuelta al ruedo; y el 4º, noble y con movilidad.

Sergio Rodríguez (de celeste y oro), oreja y vuelta al ruedo.

Fabio Jiménez (de tabaco y oro), ovación con saludos y ovación con saludos.

Incidencias: Al finalizar el festejo el novillero sin caballos, Adrián Santamaría lidió un becerro del mismo hierro titular, siendo ovacionado en su actuación.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img