spot_img

Sevilla, Madrid y Pamplona: Guillermo Hermoso suma y sigue, nueva Puerta Grande en una temporada colosal

Puerta del Príncipe en Sevilla; Puerta Grande en San Isidro y, esta tarde, Puerta Grande en San Fermín. Guillermo Hermoso de Mendoza sumó una nueva postal a una temporada colosal tras salir en hombros este miércoles en la segunda de feria en Pamplona. El jinete navarro, que debutaba en el coso pamplonica, cortó las dos orejas del sexto de una honda y variada corrida de Capea de la que destacaron los dos últimos astados. El otro centauro de la tierra Roberto Armendáriz también paseó un trofeo, mientras que Leonardo, con el peor lote, fue ovacionado en una tarde en la que los aceros romos impidió pasear más trofeos.

Cerró plaza otro astado con cuajo y hondo de El Capea, que tuvo ritmo y nobleza en sus arrancadas, pese a su medido motor. Lo cuajó de principio a final Guillermo Hermoso desde el recibo con ‘Capricho‘, en un palmo de terreno, hasta el tramo final de su labor con ‘Índico‘, que dejó farpas de gran mérito. Los pasajes de mayor enjundia llegaron sobre ‘Berlín‘ templando mucho en el toreo de costado. Muy ligadas las embestidas, a milímetros los pitones de la grupa. Dos rosas finales antes del rejonazo al segundo intento, que necesitó de un descabello. La plaza pidió con clamor las dos orejas, que el palco concedió.

Hondo y muy ensillado, a tres semanas de los seis años, el tercero fue un animal con clase y codicia que permitió a Guillermo Hermoso de Mendoza torearlo ya con templanza en el recibo sobre ‘Jíbaro‘. Cosido a la grupa, como sucedió después sobre ‘Disparate‘, con el que llevó la embestida a milímetros realizando la ‘hermosina’. Con acople y reunión. Buen toro de Carmen Lorenzo. Hubo verdad sobre ‘Ecuador‘ citando de frente y con mucha pureza. Era de dos orejas, incluso hundió el rejón de muerte entero, pese a perder las manos en el momento del embroque el toro. Sin embargo, no dobló y necesitó de dos golpes de cruceta, por lo que sólo fue ovacionado.

Se partió un pitón y quedó descordado el quinto, tras rematar en un burladero. En su lugar, se lidió un sobrero de El Capea, que salió distraído y le faltó fijeza. Tuvo, no obstante, nobleza en el desarrollo de su lidia y permitió a Armendáriz cuajar una labor llena de entrega delante de sus paisanos tanto con ‘Rubí‘ como con ‘Espartano‘, con el que puso varias banderillas cortas por los adentros sin la cabezada. Tras rejón y dos descabellos, paseó una oreja.

El segundo alcanzó los 600 kilos. Fue un toro congas movilidad y celo en las monturas de Roberto Armendáriz. El jinete navarro lo paró en un palmo de terreno y se gustó toreando de costado sobre ‘El Capea’, un tordo con el que cambió de pista con ajuste. Después, quebró citando en corto sobre ‘Farruco‘, muy reunido, aprovechando la transmisión del burel. Pero, luego, marró con el descabello en reiteradas ocasiones y todo quedó en ovación.

Amplio de sienes, con romana, rompió plaza un animal de El Capea, que tuvo fijeza, aunque algo tardo y agarrado al piso. Leonardo se lo dejó crudo, con un sólo rejón de castigo sobre ‘Giraldillo‘. Para después clavar de punta a punta sobre ‘Calimocho‘, en quiebras emocionantes. Con pureza, el par a dos manos, sobre ‘Sol‘, pese a la falta de movilidad del toro. Las banderillas cortas, al violín, sobre ‘Xarope‘, vibrantes como los alardes y desplantes posteriores. Clavó el rejón casi entero, pero tuvo que echar pie a tierra y se le atragantó el verduguillo, por lo que perdió premio.

El cuarto fue un toro con movilidad, pero que se rajó pronto y buscó pronto las querencias. Leonardo le buscó las vueltas y así logró llegar al tendido con esa facilidad que tiene para conectar con los públicos. Destacó la gran plasticidad del par a dos manos y el carrusel de cortas sobre ‘Xarope‘. Sin embargo, marró con el rejón de muerte y nuevamente, fue ovacionado.

RESEÑA

Plaza de toros de Pamplona. Segunda de la Feria de San Fermín. Lleno en los tendidos. Toros de El Capea y Carmen Lorenzo (2º y 3º), el quinto como sobrero de El Capea, hondos y con cuajo y romana. Destacaron los lidiados en 3º, 5º y 6º lugar, buenos, con fijeza, ritmo y duración. El 1º, tardo y agarrado al piso; el 2º, con movilidad; el 4º se rajó pronto.

Leonardo, ovación en ambos.

Roberto Armendáriz, ovación y oreja.

Guillermo Hermoso de Mendoza, ovación y dos orejas.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img