spot_img

Lulari Design: “Hay que apostar por la vanguardia para atraer a más jóvenes”

Luisa Ríos, natural de México pero afincada en Barcelona, y arquitecta de profesión, se ha convertido en poco tiempo, bajo su nombre artístico Lulari Design, en un referente en el emergente mundo del diseño gráfico, con una apuesta novedosa y arriesgada, combinando la tauromaquia con elementos actuales e incluso con grandes iconos de la arquitectura

Postales, camisetas, calendarios, cartelería e incluso el logotipo de algunas instituciones taurinas de renombre de territorio nacional, le han abierto las puertas a algunas exposiciones importantes de la ciudad condal y cada vez a conseguir más admiradores. Charlamos con Luisa Ríos

La diseñadora Luisa Ríos junto al aficionado catalán Gerard Mas, con camisetas diseñadas por Lulari Design

De arquitecta a convertirte en un referente en el diseño gráfico, ¿en qué momento te empezaste a interesar por la realización de diseños taurinos?

Me encanta lo de referente (risas), aún me queda, pero ese sería mi gran hit, poder compaginar perfectamente la arquitectura con el diseño gráfico. Pues empezó como un poco todo últimamente, en la cuarentena. A partir de estar viendo la colección de postales antiguas de Gerard (pareja de Luisa, gran coleccionista y uno de los mayores expertos en la figura de Ricardo Torres «Bombita»), como se tomaban el tiempo para crear y pulir la imagen de un torero, pues a partir de ahí, se dispara la creatividad y empiezo a generar unas ilustraciones, a modo de collage, en lo que plasmar como veo al mundo taurino y los detalles que me llaman la atención, y jugar con el paso del tiempo.

Con lo difícil que es abrirse un hueco en el prolífico campo del diseño, ¿crees que el tema de la tauromaquia puede perjudicarte a largo plazo?

Tristemente, diría que sí, que a largo plazo nos puede perjudicar, pero sería porque no llegamos a la gente adecuada que valore el diseño independientemente si le gustan o no los toros. Es algo más de nosotros, que tenemos que llegar a la gente y estar en sintonía con la modernidad… También entender que Lulari no es solo taurino, también tenemos encargos de particulares, como de conciertos. Como digo, va más con nosotros mismos y encontrar a gente con la mente abierta.

Siempre se ha dicho que la tauromaquia es un mundo tradicional y en el que es difícil innovar, pero visto la gran aceptación de tus trabajos, ¿cuáles crees que son las claves para modernizarlo? ¿Es una falta de esfuerzo y dedicación?

Creo que la aceptación de los trabajos es precisamente por lo distinto y lo moderno de los mismos y yo, considero que la tauromaquia está muy encasillada pero por su propia naturaleza, es un rito. Todo eso lleva una parte que es muy tradicional, pero a la hora de difundirlo, no debería ser igual. No podemos conformarnos con la idea de que, si un cartel funcionó hace veinte años, ahora funciona igual. También es un problema de dinero, prefieren gastar el dinero en otras cosas… Les hace falta el esfuerzo, la dedicación y especialmente la inversión en difusión, para llegar a más gente.

El mundo del toro, parece que pierde fuerza con respecto a otros espectáculos de masas entre la gente joven, ¿cómo de importante crees adaptar la publicidad y difusión de los festejos a un idioma del siglo XXI?

Lo veo importantísimo, como he dicho antes, en la difusión es donde la tauromaquia se cierra. Como ya funcionó en su momento, para qué cambiarlos ahora y justo es eso, invertir en diseñadores de calidad. Hay que atraer con el diseño, especialmente en los jóvenes, y gente joven hay y seguro que podríamos atraer a más. Es momento de pensar como las grandes marcas: hay que apostar por la vanguardia para atraer a más jóvenes.

Desde hace algunos años, se está poniendo de moda la reutilización de carteles antiguos para anunciar festejos actuales, muchos de ellos con regular resultado o demasiado pastiche, ¿qué opinas al respecto?

Se me viene a la mente el cartel de la encerrona de Morante en el Puerto de Santa María, y me parece increíble. Y digo increíble porque es un buen recuerdo y una memoria de como se hacían antes los carteles, auténticas obras de arte, algo muy vintage. Pero, ya empiezan a abusar, pues todas las empresas están siguiendo el mismo camino y eso no puede ser. La idea es hacer carteles que sean vanguardistas pero que tengan algún toque clásico en homenaje a la memoria de la tauromaquia.

Gallito, Belmonte, Granero, Bombita… Tú también utilizas como fuente de inspiración a los grandes toreros de la historia, pero con un idioma actual, ¿cómo es el proceso de selección y diseño de tus trabajos sobre matadores históricos? ¿Son estos toreros más carismáticos que los actuales?

El proceso de selección es un trabajo en equipo, en realidad, Lulari es un equipo entre Gerard y yo. Él aporta sus colecciones, con un gran número de postales, y cuando veo un torero que me gusta, me cuenta su historia y si hay algo que me llama la atención o veo que tiene un porte o algo distinto, pues lo seleccionamos. Tras ello, buscamos muchas más fotografías de archivo, y vamos viendo los diferentes trajes de luces que usaba, su pose y personalidad… Y de ahí, al collage. Es un proceso de investigación, no nos limitamos únicamente a la estética, pues de cada torero son horas y horas de búsqueda y preparación. Hay que deconstruir para volver a construir.

Sí, lo son, porque de las fotos se puede ver que eran personas a los que les importaba la imagen, querían plantearle al mundo sus inquietudes y personalidad, sabían perfectamente que eran muy conocidos.

Gallito y Belmonte vistos por Lulari Design

Has recuperado, a modo coleccionable, el formato postal, que durante años fue uno de los objetos principales codiciados por los aficionados, pues las casas fotográficas vendían reproducciones… ¿qué otros formatos usas y cuál funciona mejor?

Soy fan de las postales desde pequeña, sabía que en un futuro tenía que hacer algo con ellas. Manejamos este formato para coleccionistas e incluso para que puedan ser enviadas como antaño. Luego, trabajo el tamaño póster y el A3/A4. Y, el que creo que funciona mejor, es el A4, porque es el más cómodo para poner en algún lugar de la casa u otro lugar.

También, han tenido un notable éxito, el diseño de camisetas taurinas, ¿crees que es importante que el aficionado salga a la calle sin complejos llevando a gala su afición?

¡Claro que sí! Esa fue la idea principal de las camisetas, un diseño claro y elegante que tú puedas usar para tomar algo con tus amigos o para viajar (nos han llegado fotografías de gente con ella hasta en Chichén Itszá) y que también la puedes usar en los toros. Fue una gran alegría que, por ejemplo, en Céret, viéramos a mucha gente con ellas.

Actualmente, resides en Barcelona, una de las capitales taurinas del país pero que desgraciadamente, lleva ya muchos años sin toros, ¿se está enfriando la afición o simplemente vive en un letargo y volverá fuerte como antaño?

Obviamente no se ha enfriado, ya que hay distintas asociaciones que son muy activas y casi cada semana tienen eventos, que siempre están llenos. Ojalá poco a poco vuelva todo a la normalidad, pues la afición, aquí sigue.

Por último, ¿un sueño por conseguir?

Me encantaría seguir creciendo, que cada vez Lulari sea más conocido y exponer en galerías, abarcando temas más allá de los toros. Y también, diseñarle alguna ilustración o imagen a algún torero actual…

Gracias

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img