spot_img

Serio debut de Valadez en Logroño, que acaricia la Puerta Grande

Foto: BMF Toros

Leo Valadez cautivó a La Ribera en su presentación. Paseó un trofeo de su primero, aunque le pidieron fuertemente el segundo, con la consiguiente bronca al palco por no concederlo. Sus compañeros de cartel también cortaron una oreja, Ureña con su verdad y Ferrera pagando el tributo con sangre.

Abrió la tarde un toro con movilidad pero sin transmisión por la falta de casta. Antonio Ferrera estuvo voluntarioso, intentando que su labor alzara el vuelo. Hubo momentos destacados con la mano diestra. Al entrar a matar fue volteado, pasando a la enfermería. Salió Ferrera a estoquear al cuarto, otro astado notable del encierro. El extremeño hizo un gran esfuerzo, ya que los médicos le diagnosticaron una cornada interna, siendo operado al finalizar su actuación. El «Zalduendo» encastado, fue exigente pero Antonio Ferrera se mostró entregado y sacó la raza.

Paco Ureña paseó una oreja del segundo, que tuvo calidad, tras firmar una faena cargada de pureza. Plasmó series de muletazos reunidos, con temple, hondura y verdad. Lo sentenció con una estocada en todo lo alto. El quinto, llegó desfondado al último tercio, sin ofrecerle ninguna opción de triunfo a Paco Ureña. 

Leo Valadez causó una grata impresión en su debut en Logroño. Saludó al tercero de Zalduendo por verónicas con despaciosidad. En banderillas, desató la locura en los tendidos. El lío continuó con la muleta, cimentando una faena seria. El público le pidió las dos orejas, pero el palco solo concedió una. El sexto se devolvió, pero el sobrero se lastimó la mano. Finalmente, tuvo que lidiar un astado de Esteban Isidro, con peligro y frente al que mostró oficio.

 

RESEÑA

Plaza de toros de La Ribera de Logroño España. Tercera de la Feria de San Mateo. Un tercio de entrada. Toros de Zalduendo, el 6º tris como sobrero de Esteban Isidro, desiguales de presentación y juego.

Antonio Ferrera (de verde y oro), silencio y oreja.

Paco Ureña (de grana y oro), oreja y silencio.

Leo Valadez (de celeste y oro), oreja con petición y silencio.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img