spot_img

Personalidad del nuevo Esplá y bravura de Zacarías Moreno para abrochar la feria de Hogueras

Alicante echó la persiana tras ocho días ininterrupidos de toros con una novillada de Zacarías Moreno que fue un auténtico lujo, comenzando por su presentación. Una oportunidad de las de verdad para los aspirantes a torero de la tierra que se anunciaban con ella. Embistieron cinco de seis, dos de ellos especialmente bravos, cuarto y quinto, este último premiado con la vuelta al ruedo. Para los que no crean en el cuento de los hechuras, el que no sirvió fue el feote sexto. Que se ponga nota el ganadero.

Frente a ella, lo de más peso artístico llevo la firma del nuevo Esplá. Santiago, hijo de Juan Antonio, tiene personalidad y un encanto añadido: su falta de técnica. Esa fragilidad le llevó a torear con el alma al bravísimo quinto y a transmitir una barbaridad a los tendidos. Hay que esperarle y ojalá verle pronto de nuevo.

Junto a él salió a hombros Borja Ximelis tras una demostración de pundonor. Y no lo hizo el debutante con picadores Borja Escudero, también hijo del cuerpo, por el fallo con los aceros. Pese a todo le pidieron mayoritariamente el trofeo que el presidente, que también se estrenaba y comparte nombre con una leyenda del Valencia CF, Fernando Gómez, negó para chocar así de forma radical con el criterio de concesión de la segunda oreja a Ximelis tras una estocada que hizo guardia.

Así les contamos el festejo novillo a novillo:

PRIMERO: Un mano de verónicas y un remate soltando el capote fueron la carta de presentación de Borja Ximelis. El novillo «Lorito» se llamaba delatando su origen Daniel Ruiz, era extraordinario y le dieron capa para aburrir en un tercio de banderillas protagonizado por el propio novillero y en el que el último par resultó el más reunido. El utrero de Zacarías Moreno era de bandera por prontitud, alegría, recorrido y duración. Borja le hizo frente con decisión en un trasteo en el que alternó las series sobra ambas manos con limpieza. Con la oreja ganada, anduvo muy mal con la espada, siendo ovacionado.

SEGUNDO: Santiago Esplá se presentaba con caballos en su tierra y el piquero que montaba uno de ellos le hizo una verdadera carnicería al novillo de su debut. No se puede picar peor ni en más sitios diferentes ni con menos brazo. El chaval, hijo del cuerpo, dejó algún lance de buen corte y tomó los palos ante un novillo que no era fácil de banderillear. Solventó la papeleta con arrojo. Su padre Juan Antonio, pendiente en todo momento del chaval, sumó para bien con un par de efectivos consejos. Mironcete y con más teclas que su hermano, cuando tomaba la muleta lo hacía con franqueza. El nuevo Esplá lo acabó entendiendo, especialmente al natural, cuajándole una faena meritoria que de no marrar con el descabello le hubiera valido una oreja.

TERCERO: Buen novillo el tercero, en mansito, pero yendo y viniendo con cierto son y buen aire. Sin nada destacable que reseñar en los primeros tercios, Borja Escudero, espigado novillero también de Alicante e hijo del matador de toros Ramón Escudero, se mostró con recursos y buena técnica pese a ser el día de su debut con picadores. Más relajado al final de su labor, por el pitón izquierdo dejó dos tandas más que notables y supo sujetar a un animal con tendencia a rajarse buscando las tablas. Mató de una estocada casi entera y delanterita al segundo intento para acabar paseando la primera oreja de la tarde.

CUARTO: el cuarto era un tacazo. Rematado por los cuatro costados, con cuello, chato y con cara de bravo. Y como la cara es el espejo del alma, lo fue. Embistió haciendo el avión en cuanto encontró un capote templado y poderoso, el de Andrés Revuelta en la brega. Ximelis banderilleó con mayor acierto que en el turno anterior y brindó su faena al público. «Cantaor» se llamaba el de la divisa madrileña, que embistió con codicia y celo, queriéndolo todo por abajo y queriendo coger los chismes de verdad. Borja inicio su faena genuflexo, ganando terreno hacia los medios. No era fácil estar a la altura de aquel torrente de bravura y Ximelis no se vio desbordado. Lo mejor, la parte final de su labor desprovisto de la ayuda sobre la mano diestra. Pese a que la estocada hizo guardia, dobló el novillo y sus paisanos pidieron las dos orejas. El presidente, Fernando Gómez, debutante hoy, concedió el doble trofeo de manera incomprensible.

QUINTO: muy variado de capa se mostró Santiago Esplá, que puso en escena el quite de oro con el quinto, otro ejemplar con volumen y calidad. Bien lidiado por Carretero, puso Esplá de nuevo banderillas con tesón. La diana floreada de El Soro desde un tendido de sombra dio paso a una faena que tuvo la virtud de la personalidad. Fue este otro gran novillo de Zacarías Moreno, bravo, humillando hasta el punto de enterrar el hocico en la arena y repitiendo sin descanso. El nuevo Esplá se sintió con él. La gente respondió ante la verticalidad y el toreo ayuno de técnica pero con sello de un torero que al natural firmó una tanda de hasta nueve muletazos y el de pecho. El final a dos manos tuvo su aquel y enterró media espada en dos ocasiones que precisó de un golpe de verduguillo. Fue premiado con las dos orejas y «Chupito», que así se llamaba el novillo, con la vuelta al ruedo en el arrastre con justicia.

SEXTO: más feote y vulgar en sus hechuras, más astifino que cualquiera de los toros lidiados en la feria, fue el ejemplar que cerró plaza. Borja Escudero le sopló un buen manojo de verónicas que remató con una media en la misma boca de riego. Fue excesivamente castigado en varas, llegando a la muleta con una condición más informal que sus hermanos, cabeceando y embistiendo con el pitón de fuera sin humillar nunca. El querer y la voluntad del debutante quedaron patentes en una labor sin demasiado brillo. Lo mató al segundo intento y el público pidió el trofeo, que no fue concedido.

RESEÑA

Plaza de toros de Alicante. 8ª y última de la Feria de Hogueras. Novillos de Zacarías Moreno, bien presentados y de muy buen juego en líneas generales. Extraordinario el 1º, a más el 2º, bueno con tendencia a salir suelto el 3º, bravo como un tejón el 4º, excelente por completo el 5º, de nombre «Chupito» y herrado con el nº 47, premiado con la vuelta al ruedo. Deslucido el 6º, el lunar del envío.

Borja Ximelis (de azul pavo y oro), ovación con saludos y dos orejas.
Santiago Esplá (de carmín y azabache), ovación con saludos tras aviso y dos orejas.
Borja Escudero, que debutaba con picadores (de sangre de toro y azabache), oreja y palmas de despedida tras aviso.

Incidencias: un tercio de plaza. Destacó en la brega del 4º Andrés Revuelta y en la del 5º José Antonio Carretero. El mayoral de Zacarías Moreno acompañó a Santiago Esplá en la vuelta al ruedo del quinto.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img