spot_img

Emilio de Justo, sin corsé y en reposo absoluto

Emilio de Justo, de momento, no soporta la incomodidad y los dolores que le provoca el SIMO (corsé que le ha de proteger toda la espalda y el cuello), así que se ha preferido que permanezca ingresado hasta la semana que viene con un collarín y tumbado en la cama, haciendo  reposo absoluto.

El doctor Eduardo Hevia ha explicado a TORETEATE que se trata de un aparato complejo e incómodo, y que era tal el dolor que le producía que el propio Emilio ha preferido seguir tumbado con un collarín. «De esta manera -explica Hevia- necesita menor sujeción porque no tiene movimiento alguno, pero para levantarse y caminar es imprescindible el SIMO».
La semana que viene se intentará de nuevo ponerle el SIMO «si no éste actual, algún otro que tolere mejor», con idea de que pueda ya caminar con cuidado y, si está algo mejor, que pueda marcharse a su casa.
El doctor ha comentado que sigue viendo a Emilio «animado y confiando en que se va a curar», y que el propio torero prefiere seguir ingresado unos días con la atención médica que, lógicamente, hay siempre en una clínica y le faltaría en su domicilio.
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img