spot_img

Diego Urdiales, operado de una cornada interna

Imagen: Litugo / Espacios Nautalia 360

Diego Urdiales ha sido operado esta mañana de una cornada envainada que le infirió el pasado viernes un toro de Victoriano del Río en Valencia. Pese a la terrible paliza y a la citada herida, toreó a las 24 horas en Arnedo, tras lo cual ha pasado por el quirófano.

La intervención ha tenido lugar en el hospital de Calahorra y le lesión ha sido algo mayor de lo esperado (entre 12 y 14 centímetros de profundidad), posiblemente por el esfuerzo que supuso en la zona afectada el hecho de torear justo al día siguiente del percance, con la más que probable rotura de fibras como consecuencia.

Diego, que tiene una tremenda contusión en la cadera y otra de igual magnitud en la espalda, viajó a Arnedo con fuertes dolores, una brecha en la cabeza y un bulto en la parte interna del muslo derecho, lo cual hacía pensar que, en efecto, el pitón le había producido una cornada envainada, como así fue.

La buena noticia es que el cuerno penetró entre dos músculos sin partirlos, con lo cual la recuperación será más rápida. En cualquier caso, y pese a que el torero tiene la intención de torear cuanto antes, no parece probable que pueda reaparecer en el festival de Ricla, previsto para el próximo sábado.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img