spot_img

Infumable miurada en Castellón

Andrés Verdeguer Fotos: Manolo Navarro

Infumable la miurada de Castellón. Que ya empezó con un sobrero de El Pilar, que a la postre fue lo mejor de la tarde, y que no dio pie a ninguna heroicidad. Por inválidos, carácter áspero o peor estilo. El de El Pilar puso lo mejor, pero Rafaelillo se equivocó en los planteamientos. Paco Ramos y Román se estrellaron. Toca quedarse con tres momentos entre las cuadrillas: el par de Alberto Carrero al segundo y la brega de David Esteve y el quite de riesgo de Gómez Pascual en el quinto. Fueron las mayores emociones de una infumable miurada.

El primero de Miura fue devuelto al corral. Blandeó tras pasar por el peto y perdió las manos en repetidas ocasiones. Un puyazo defectuoso y un fuerte chocazo con el estribo del picador pudieron ser los motivos. Rafaelillo había dejado un buen saludo a la verónica y el toro tenía cosas buenas. Salió como sobrero uno de El Pilar, «Sombreto». Colorado, más bajo que cualquiera de Miura. Otra hechura. Sacó mucha calidad y transmisión en su embestida. A Rafaelillo le gustó. Brindó al público. Pero la faena derivó a los efectismos cuando la calidad del animal se expresaba mejor cuando lo enganchaban por abajo y lo llevaban largo por ambos pitones. Así fueron los inicios y la primera parte de la faena, más clásica. Tras estocada desprendida efectiva, el público, muy frío, no pidió trofeos y aplaudió el arrastre del animal. Rafaelillo recibió una ovación desde el tercio.

El cuarto, «Lamparillo» para Rafaelillo, un torazo cárdeno, con cuajó y hechuras. Dos puyazos fuertes se llevó. Rafaelillo empezó agarrado de las tablas, por alto y ahí, al intentar sacarlo más allá de las rayas, se derrumbó el animal y luego se paró irremediablemente. Abrevia Rafaelillo y lo tumba de estocada caída. Palmas para Rafaelillo y pitos en el arrastre. La miurada de Castellón decepciona.

El segundo Miura, que le tocó en suerte a Paco Ramos, fue un toro alto y grandón que embestía como era, con la cara por encima de la esclavina. Midiendo mucho y un trotecillo molesto. Lo mejor llegó en banderillas en el par del tercero, Alberto Carrero, quien se desmonteró junto a David Esteve. Paco Ramos asumió con gran tranquilidad el peligro sordo del Miura, que le pasaba al paso por la barriga y a veces se le metía por dentro o se le paraba, pero sin vender de verdad las complicaciones. Solvente y profesional en la cara del toro, lo mató de pinchazo y estocada casi entera algo atravesada, y dos descabellos. Ovación para Paco Ramos y pitos en el arrastre al toro.

Quinto, «Almejito», cárdeno, una raspa que pesaba 547 kilos. Muy bruto en sus formas. Fue con todo y las manos por delante al tomar las telas. Como una exhalación se estrelló contra el peto en dos encuentros, donde empujó con celo. O genio. Un toro duro. El más Miura de todos. Muy complicado de banderillear, cortando, con pies y con la cara por las nubes. Arrolló a Ibáñez Gadea en el tercer par y providencial fue el quite de Gómez Pascual. Duro e imposible, no dejó a Paco Ramos plantearle faena convencional. Más que embestir arrollaba, se quedaba corto y se metía por dentro. Imposible. La macheteó y lo cazó al primer intento con la espada, pero luego necesitó de ocho golpes de descabello. Pitos en el arrastre y ovación para el castellonense Paco Ramos.

Román quiso lucir al toro y lo colocó largo para dos puyazos medidos y en buen sitio de Chocolate. Esto a la postre sería lo mejor de la lidia, porque el Miura salió del tercio de varas muy mermado. Cada dos por tres se derrumbó el animal en la muleta del valenciano. Un pinchazo hondo bastó para acabar con el tullido. Silencio para el torero y pitos al arrastre.

El sexto, «Limosnero», cárdeno claro, fino, guapo y largo, de mazorca blanca y despegado del suelo. No lo hizo mal cuando tomó las telas de Román. Se alargó el tercio de varas intentando una segunda y tercera entrada y al final casi que se queda crudo. Llega a la muleta aparentando opciones, pero esconde múltiples peligros. A su altura se dejaba y medio pasaba, pero a la que le obligaban a descolgar algo, sacaba la artillería, recortaba y buscaba. Imposible. Dos pinchazos, estocada atravesada y seis descabellos tras aviso y dar prácticamente la vuelta al ruedo. Infumable miurada.

 

RESEÑA

hierro-eduardo-miura

Plaza de toros de Castellón España, 26 de junio de 2022. Tercera de la Feria de Sant Joan y Sant Pere. Toros de Miura de correcta presentación y uno de El Pilar lidiado el primero como sobrero, noble y con movilidad. Los Miuras resultaron flojos y complicados.

Rafaelillo (rosa palo y oro): ovación y palmas.

Paco Ramos (nazareno y azabache): ovación y ovación.

Román (azul purísima y oro): silencio y silencio tras aviso.

Incidencias: Tras romper el paseíllo la terna saluda una cariñosa ovación. Saludaron tras banderillear al segundo Alberto Carrero y David Esteve.

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img