Dos sólidas actuaciones de Jorge Martínez y una solitaria oreja de Marcos Linares en el cierre del Zapato de Oro

Marcos Linares ha paseado el único trofeo del último festejo del Zapato de Oro tras una faena de novillero enrazado. Jorge Martínez pudo ser el triunfador numérico de la tarde tras dos serias actuaciones de no haber fallado con la espada. Por su parte, Alarcón, que toreó con la cornada que recibió ayer en Madrid, no tuvo suerte con su lote.

Saludó Marcos Linares al tercero con un ramillete de verónicas. Un novillo noble, aunque sosito con el que los mejores pasajes fueron al natural. No estuvo acertado con la espada.

Escasito de fuerzas, el de Talavante que cerraba plaza. Marcos Linares construyó una faena de raza y firmeza, logrando atemperar la embestida de un utrero que protestaba mucho. Tras un pinchazo y una estocada cortó una oreja.

Jorge Martínez dio una gran dimensión frente al primero de Talavante. Tuvo clase aunque se fue apagando conforme avanzaba el trasteo. El novillero de Totana firmó una faena en la que brilló al natural, toreando con cadencia, estética y hondura. La espada fue su hándicap y fue ovacionado.

Jorge Martínez logró que rompiera hacia adelante el cuarto. Lo puso todo él, la calidad, la técnica y la estética. Una faena importante, en la que hubo tandas con temple y hondura. De nuevo, falló con los aceros.

Desde la salida, manseó el segundo de Talavante. Álvaro Alarcón dio imagen de novillero cuajado, con seguridad y jugándosela por momentos con un oponente que no se lo puso fácil. Erró con el descabello. Sin fijeza y falto de raza, el quinto. Alarcón intentó meterlo en las telas pero fue imposible.

 

RESEÑA

Plaza de toros Arnedo Arena, en Arnedo (La Rioja). Última del Zapato de Oro. Media entrada. Novillos de Talavante, bien presentado y desiguales de juego.

Jorge Martínez, ovación tras aviso y silencio.

Álvaro Alarcón, ovación y silencio tras aviso.

Marcos Linares, silencio y oreja.

spot_img

RELACIONADO

spot_img