spot_img

Alejandro Marcos: ‘Revalidar mi condición de triunfador en Salamanca sería otro impulso grande a mi carrera’

Decía Antoine Saint-Exúpery en ‘El Principito’ que ‘si esperamos hasta que estemos preparados, esperaremos el resto de nuestras vidas’. Alejandro Marcos puede atestiguar esta frase. El torero charro nunca ha esperado. No ha parado de evolucionar desde su etapa como novillero sin caballos. Su corte clásico, puro, castellano crece temporada tras temporada. Un concepto que le llevó la temporada pasada a ser el rotundo triunfador de la Feria de la Virgen de la Vega. Profeta en su tierra. Marcos regresa este viernes al coso de La Glorieta para demostrar que sigue en movimiento, que, aunque la espada se le haya resistido en buena parte de este 2022, su Tauromaquia crece a pasos agigantados. De nuevo junto a un Morante que le bendice, otra vez con los ‘bombones‘ de Paco Galache con los que impactó hace justo un año, Alejandro Marcos tiene claro que quiere ‘revalidar la corona de triunfador de Salamanca’. ‘Sería otro impulso grande a mi carrera’, afirma.

Alejandro Marcos en Salamanca

‘Ser triunfador en mi ciudad, en una tierra de toros y de grandes toreros como ha sido históricamente Salamanca, es lo que siempre soñé desde que era pequeño, jamás pensé que sería realidad este sueño, me genera mucha alegría y me reconforta en el camino que he elegido llevar y que quiero recorrer, ojalá pueda repetirlo el viernes’, anhela el joven espada charro antes de calificar la Feria de la Virgen de la Vega como ‘la más especial de mi temporada’.

‘Es la feria más importante para mí, la que más motivación me genera, porque está mi gente, todos esos ganaderos que me apoyan y me abren sus puertas durante el invierno y todo el año para que me prepare, todos los toreros que entrenan en esta tierra de toros, pero también, lógicamente, la que más responsabilidad me añade, porque, aunque prima la ilusión, todo ese contexto me hace exigirme más, esa motivación también se traduce en querer dar lo mejor de mí mismo delante de ellos’, comenta ahondando el torero salmantino que atiende la llamada de Toreteate después de llegar de correr.

‘Solemos salir por las afueras de Salamanca, rodeando un poco la ciudad por los alrededores, ahora en temporada solemos hacer seis, siete kilómetros cada mañana, luego, en invierno, alguno más’, comenta sobre la metódica preparación física que lleva a cabo con la mente puesta en esa corrida de Francisco Galache junto a Morante de la Puebla y Domingo López Chaves, con la televisión como testiga de lujo: ‘Es otro aliciente para una fecha que ya tiene muchos, la televisión le da relevancia y sería muy importante triunfar en un festejo que verán en toda España‘.

Un cartel que Alejandro Marcos disecciona, uno por uno, empezando por uno de sus grandes valedores en las últimas temporadas: Morante de la Puebla. ‘El año pasado me abrió las puertas de la feria de Salamanca, peleó para que entrara en su cartel, confió en mí, es un orgullo que vea en mi toreo cualidades interesantes, porque, en mi opinión, Morante es el mejor torero de la Historia, me siento como un niño al lado de su ídolo cada vez que hago el paseíllo con él, siento admiración por él’.

Morante es el mejor torero de la Historia, me siento como un niño al lado de su ídolo cada vez que hago el paseíllo con él’

¿El mejor de la Historia? Son palabras mayores. ‘He tenido y tengo como referentes a muchos toreros, pero, cuando uno se adentra en la Tauromaquia, descubre que hay poquísimos toreros con las facultades y condiciones que reúne Morante para hacer y expresarse como lo hace delante del toro’, insiste.

Otro de esos referentes es Domingo López-Chaves. ‘Es un matador muy respetado por todos, con muchos años en la profesión, que ha sabido encauzar su carrera con el paso de las temporadas, a base de profesionalidad se ha sobrepuesto a todo, tiene una experiencia importante, porque le aporta a ese toreo tan personal que tiene muchos matices, cada vez que comparto tentaderos con él es una lección propia de esa madurez en su toreo’, alaba.

La materia prima, los toros, serán los esperados ‘patasblancas‘ de Francisco Galache con los que logró triunfar hace 365 días. ‘Espero que salga como el año pasado o incluso mejor, el ganadero reconoció que el año pasado no esperaba que la empresa y Morante pidieran una corrida suya para la feria, así que todo vino un poco a contrapié por la premura, este año sí ha afirmado que la corrida va a llegar más preparada, más movida en el campo, más cuajada, le tiene mucha fe y yo también’, sonríe esperanzado.

‘Tengo bastante ilusión en los toros de Galache, ha despertado interés como el año pasado y espero que tenga tanta calidad como la del 2021, pero con un poco más de motor, que fue lo que le faltó a esa corrida, en realidad, ya sabemos que este encaste Vega Villar suele salir así, son toros que tienen unas embestidas muy especiales, con una clase y una calidad superior, si el torero logra acoplarse ahí va a haber una faena grande’, explica.

‘Persigo mejorar en las tres bases del toreo clásico: torear con más hondura, más cerca y más despacio

Acoplarse con los toros es, precisamente, algo que Alejandro Marcos viene logrando cada vez más que luce el traje de luces. ‘Persigo un toreo clásico, castellano, y mejorar en las tres bases que siempre se han dicho: torear con más hondura, más cerca y más despacio’, enumera con la lección bien aprendida de memoria. ‘Intento seguir esa línea, cuando he logrado acercarme a ella, mi toreo ha crecido exponencialmente y las sensaciones son muy diferentes, tanto las tuyas, que son únicas, como las del público, porque percibes la emoción que generas en la gente… Se genera algo inolvidable’, reflexiona en voz alta.

La progresión de ese excelente corte del torero salmantino no ha encontrado, sin embargo, esta temporada en su tizona la aliada deseada. Faenas notables, aldabonazos como los de 2021, se dieron de bruces con el talón de Aquiles de un acero romo una tarde tras otra. ‘No lo entendía, porque el año pasado he matado bien los toros, son rachas y reconozco que este año ha habido momentos que me ha hecho mella este lunar de la espada’, asume con total sinceridad.

‘EN MI CONFIRMACIÓN EN MADRID SENTÍ UNA PRESIÓN QUE NO FUE BUENA, ME EXIGÍ MUCHO Y OBESIONÉ CON UN TRIUNFO

‘He cuajado toros importantes como el de Dax en agosto y es duro psicológicamente ver como teniendo el triunfo en la mano se me escapaba por no matar los toros, te vas cegando y cargando de un halo negativo que no te ayuda en nada, al revés, vas mucho más condicionado, en las últimas semanas, parece que he logrado cambiar el chip y disfrutar más, me ha ido mejor, he conseguido matar bien los toros las tres o cuatro últimas corridas’, pondera con expectativas positivas.

Alejandro Marcos no oculta que ‘esperaba más triunfos en esta temporada’. ‘Si la espada hubiera entrado…’, masculla una y otra vez. ‘Porque la dimensión ha sido muy buena, como la del año pasado, y no hablo sólo de Salamanca, que es lo que la gente ha cantado más por la repercursión de ese día de Morante con los toros de Galache, pero semanas antes, corté una oreja en Bayona en una faena que impactó mucho en Francia, ese toque de atención es el que me abrió este año las puertas de un montón de plazas allí: Nimes, Dax, Gamarde, Aire sur L’Adour… La paradoja es que me ha puesto en un montón de ferias y no me repitieron en la propia Bayona‘.

Y es que Marcos es muy consciente de que, en su situación de torero joven y emergente, necesita las orejas en la mano, las fotos en hombros para abrirse paso en el circuito de ferias. ‘No estoy contento, aunque las sensaciones han sido buenas y he logrado buenas faenas, porque la espada es fundamental, marca la diferencia: si las cosas salen bien, con el acero funcionando, salen muy bien, eso te hace destacar del nivel del resto’, matiza, antes de limpiar la mente, porque no se quiere ‘obsesionar con ello, esto es una carrera larga, tengo que ser más positivo, no presionarme más de la cuenta’.

Esa autoexigencia, por ejemplo, le jugó una mala pasada al charro en la ansiada confirmación de alternativa en Madrid, el pasado San Isidro. ‘Era esa tarde soñada durante toda la vida, pero sentí una presión que no fue buena, me exigí mucho y me obsesioné con un triunfo que es complicado en Madrid, que se tienen que conjugar muchas circunstancias… He tenido que cambiar la mentalidad después de ese día en Las Ventas, modificar la forma de afrontar ese tipo de tardes, porque no me hacía ningún bien ese exceso de responsabilidad’, reconoce.

Pese a ello, Alejandro Marcos reconoce que siempre se ha sentido muy valorado por la afición venteña. Le sigue la pista desde que era novillero con caballos y le espera: ‘Me he sentido valorado desde que debuté con picadores en la Feria de la Comunidad en 2015, he tenido la suerte de poder torear mucho antes de la alternativa, de lograr cierto ambiente cuando estaba como novillero con picadores, luego, después de la alternativa, he toreado en España y en la Comunidad de Madrid y la afición de Madrid ha visto el tipo de torero que busco ser, les estoy agradecido por el respeto y las ganas de verme que siempre he sentido al hacer el paseíllo’.

En este sentido, el salmantino sabe que la temporada pasada le puso en el punto de mira de profesionales y público. ‘He notado que los empresarios han confiado en mí y la gente tiene ganas de verme, sé que he hecho méritos en el ruedo, que no me ha regalado nada nadie, pero les estoy agradecido porque, de las siete corridas del año pasado, voy a cerrar el 2022 con el doble de paseíllos y fíjate, voy a poder hacer lo que siempre deseé como torero: mi temporada comenzó en Valdemorillo en febrero y va a terminar, si Dios quiere, en Zaragoza, en octubre…’, recuerda satisfecho de vivir en torero toda la temporada.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img