spot_imgspot_img

Culmen de Diego Ventura, cuatro orejas y rabo en Zaragoza

Diego Ventura parece no tocar techo. La tarde que ha protagonizado en La Misericordia será recordada por mucho tiempo. Cuatro orejas y un rabo fue su balance final, que de no haber pinchado su primero puede que hubiera hecho pleno. Completaban el cartel Rui Fernandes y Mario Pérez Langa, que pasearon un trofeo cada uno.

Diego Ventura formó un auténtico lío con el segundo, de Sánchez y Sánchez. A lomos de «Nazarí» tuvo mucha intensidad la faena, dejándose llegar mucho. Cerró Ventura con «Lío» y las banderillas cortas. Pinchó antes de meter un rejonazo fulminante y paseó las dos orejas.

A la puerta de chiqueros se fue Ventura para recibir al buen quinto, de Los Espartales. Cimentó una faena con gran intensidad y pureza. Junto a «Bronce», de frente, clavó con reunión para acabar sin cabezada poniendo las cortas. Tras un rejón certero le cortó el rabo.

Mario Pérez Langa rodó a gran altura con el destacado tercero de Los Espartales. El rejoneador de la tierra brilló con «Fandango». Mató de un rejón trasero y cortó una oreja.

Pérez Langa se encontró con un sexto, de Ángel Sánchez y Sánchez, complicado. Se mostró resolutivo y siempre intentando agradar. Clavó el rejón de muerte y dio una vuelta al ruedo.

Con el hierro de Ángel Sánchez y Sánchez, mansito el que abrió la tarde. Rui Fernandes tuvo una buena actuación en la que destacó principalmente con el toreo a dos pistas. Sobre «Dalí» remató con las banderillas cortas. La oreja la tenía en sus manos, pero la suerte suprema le privó de pasearla.

No estuvo sobrado de fuerzas el cuarto de Los Espartales. Templó Rui Fernandes su embestida sobre «Artista». Una faena para paladear. El rejón cayó trasero y cortó una oreja.

 

RESEÑA

Plaza de toros del Coso de la Misericordia, en ZaragozaEspaña. Última de la Feria de El Pilar. Casi lleno. Toros de Ángel Sánchez y Sánchez (1º, 2º y 5º) y Los Espartales (3º, 4º y 6º),

Rui Fernandes, silencio tras dos avisos y oreja.

Diego Ventura, dos orejas y dos orejas y rabo.

Mario Pérez Langa, oreja tras aviso y vuelta al ruedo.

 

spot_img

RELACIONADO

spot_img