spot_imgspot_img

Rotundidad de Ferrera con un gran toro de El Pilar de vuelta al ruedo, en hombros en Zaragoza

La Feria ha estallado un día antes de la Festividad de la Virgen de El Pilar. Antonio Ferrera se ha alzado en hombros tras cuajar una faena rotunda a un gran toro de El Pilar de nombre «Sospetillo», al que desorejó. Otro trofeo paseó Manuel Escribano del sexto, con el que bordó el toreo al natural. El Fandi, que tuvo el lote menos potable, dio una vuelta al ruedo en el quinto.

Abrió la tarde un toro de El Pilar noble pero que llegó desfondado al último tercio. Antonio Ferrera lo saludó con lances de bello trazo. José Chacón fue muy aplaudido tras colocar dos extraordinarios pares de banderillas. El extremeño se puso a torear pronto al natural, llevándolo a media altura. Plasmó tandas templadas con ambas manos, pero le faltó tener un oponente que le ayudara más. Mató de una estocada y saludó una ovación.

Serio y de bonita estampa, «Sospetillo», que hizo cuarto. Ferrera y El Fandi compitieron en quites. El primero por gaoneras, el segundo por chicuelinas. El de El Pilar tenía calidad y ritmo. El extremeño se fue a los medios, sabedor de la buena condición de su oponente. Lo citó lejos para firmar muletazos con hondura con la diestra. Al natural, por bajo y con ligazón. Fue una faena de mucha emoción y que llegó mucho a los tendidos. Culminó con su peculiar forma de entrar a matar, andado desde lejos, dejando un estocadón. Las dos orejas cayeron en el esportón de Antonio Ferrera y «Sospetillo» fue premiado con la vuelta al ruedo.

Falto de fuerzas, el tercero de El Pilar, al que Manuel Escribano recibió por verónicas. Le devolvió el de Gerena la invitación al Fandi con los palos. Hasta los medios se fue para iniciar la faena con pases cambiados. La cimentó sobre el pitón derecho, dibujando muletazos importantes, de mano baja en las cercanías. Abrochó logrando torear al natural. Un pinchazo previo a una estocada trasera hicieron que perdiera una posible oreja.

Hasta la puerta de chiqueros se fue a recibir al último del festejo Escribano. Este sexto fue el que mejor pelea hizo en el caballo. El sevillano desplegó todo su repertorio en banderillas. El tercer par de rodillas junto a tablas desató la locura. El astado poseía clase y humillación. Una pena que se apagara pronto. Aún así, Escribano brilló al natural, toreando con temple y largura. La estocada final hizo que paseara una oreja de ley, pese a que le pidieron la segunda.

El Fandi saludó al segundo con una larga cambiada para continuar por verónicas. Espectacular fue el tercio de banderillas que protagonizó junto a su compañero, Manuel Escribano. El granadino se encontró con un animal desrazado, que le costaba ir hacia adelante. Basó la labor en el pitón derecho, rematando con tres pinchazos antes de la estocada.

El quinto fue devuelto tras partirse el pitón en la salida y sustituido por otro del mismo hierro. Con dos largas de rodillas, El Fandi lo recibió. Vibrante también estuvo con los palos. Tuvo el bonito gesto de brindar a la cuadrilla, ya que era su última actuación esta temporada. Al sobrero le faltó chispa y le sobró nobleza. El granadino se mostró firme, por encima de las posibilidades que tenía frente a él. Tras media estocada, le pidieron la oreja, que no fue concedida y dio una vuelta al ruedo.

 

RESEÑA

Plaza de toros de La Misericordia de Zaragoza España. Sexta de la Feria de El Pilar. Más de media entrada. Toros de El Pilar, el quinto como sobrero. Desiguales de presentación y juego, destacando el cuarto, que fue premiado con la vuelta al ruedo, y el sexto.

Antonio Ferrera (de blanco y oro), ovación con saludos y dos orejas.

El Fandi (de marino y oro), silencio y vuelta al ruedo tras petición.

Manuel Escribano (de grana y oro), ovación con saludos tras aviso y oreja con petición de la segunda.

spot_img

RELACIONADO

spot_img