spot_img

Hernández, herido y apoteósico en Villaseca

El madrileño corta dos orejas pese a estar herido en una impactante actuación; La pureza de Martínez y las ganas de Parejo, sin premio por los aceros.

Víctor Hernández demostró el grado de su compromiso en una faena al descarado primero al que consiguió meter en los trastos a base de buen toreo. Buscó la colocación y compensó con actitud que el defecto del novillo que en ocasiones salía distraído. Remató la faena con templadas manoletinas pero su fallo a espadas le impidió pasear un trofeo.

Víctor Hernández corrió turno para salir a estoquear el sexto novillo en lugar del cuarto. Un novillo con cuajo y ancho de sienes aunque con el pitón hacia delante. El novillero mostró una cojera provocada por la cornada de doce centímetros que confirmó el parte médico. Protagonizó entonces una emotiva faena preñada de entrega. Las tandas se sucedieron largas ante la buena embestida del novillo de Mayalde que tuvo transmisión por abajo. Hernández lo toreó largo, completamente hundido. La faena fue seguida con gran eco en los tendidos. El final por bernadinas fue de infarto. Cobró una gran estocada y paseó dos rotundas orejas.

Jorge Martínez cuajó con el capote al que hizo segundo, un tacazo de novillo por su altura y su preciosa expresión. Lo toreó con cadencia en verónicas llenas de gusto y compás. El novillo cumplió en el caballo. Tuvo un gesto muy bonito a la hora de humillar que aprovechó el murciano con buenos naturales, especialmente en sus embroques tan personales. Calentó a los tendidos en un final en cercanías con buenos pases de pecho. La espada se llevó los trofeos pero dio una vuelta al ruedo.

Jorge Martínez apostó con un novillo serio e incierto que hizo cuarto. Muy preciso en los toques y en la altura de la muleta logró extraer lo mejor del novillo. Un novillo con exigencia, que pesó por su seria embestida. Martínez lo toreó con gusto, ajuste y desmayo. Se tiró muy derecho a matar resultando prendido por el vientre, la espada quedó en fea colocación. Volvió con raza a tirarse por derecho logrando una gran estocada y resultando de nuevo prendido esta vez por la pierna. El destrozo se quedó afortunadamente en toda la costura interior de la taleguilla. Saludó una fuerte ovación.

Christian Parejo demostró desparpajo y oficio con el playero tercero. Novillo con buen son al que le faltó codicia. El novillero gaditano se fajó en una larga faena en la que faltó medida pero dio una gran sensación por su buena disposición. La espada también le impidió pasear un trofeo.

Christian Parejo hizo frente al novillo más fuerte y basto de la novillada de Mayalde que fue el lidiado en quinto lugar. Un zamacuco que embistió a topetazos al principio. Embistió con emoción al caballo de Alberto Sandoval que recetó dos grande puyazos. La faena tuvo emoción por la movilidad y fiereza del novillo al que le faltó entrega real. El gaditano hizo un esfuerzo, son volver la cara en ningún momento. Resultó cogido en una de la probaturas del novillo pero aguantó estoico. Volvió a la cara y en una arrancada le pegó un estatutario que encogió al tendido. Trató de estoquearlo al encuentro pero quedó la estocada contraria y tendida. Saludó una ovación de reconocimiento.

 

RESEÑA

Plaza de toros de Villaseca de la Sagra (Toledo) España. Certamen del Alfarero de Oro. Casi lleno. Novillos de Conde de Mayalde, bien presentados y de buen juego en general, destacando el 2º.

Víctor Hernández (de malva y oro), ovación con saludos y dos orejas.

Jorge Martínez (de fucsia y oro), vuelta al ruedo tras petición y ovación con saludos.

Christian Parejo (de blanco y plata con cabos negros), palmas y ovación con saludos.

Incidencias: Marcos Prieto saludó tras parear al sexto.

 

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img