Un gran Ureña encandila en Vistalegre

Oreja para Perera y Ureña, Luque muestra su gran nivel con una corrida de toros de García Jiménez desigual de comportamiento.

 

Hay tardes que sirven para ver el momento que atraviesan los toreros. Había gana por parte de los aficionados de ver a una terna que han basado su carrera prácticamente en Las Ventas y son muy del gusto de una afición que le cuesta trabajo ir al Palacio de Vistalegre.

Ureña volvió a encandilar a la afición por su toreo tan personal, Perera; por su poderío y Luque, que entró por la vía de la sustitución después de su gran triunfo, porque está en ese momento que andaba buscando después de tanto tiempo que lo tuvieron en el ostracismo en temporadas anteriores.

 

Abrió la tarde un toro que se movió en los primeros tercios, lo recibió Perera con lances de capotes muy suaves para salirse a la segunda raya. Buenas verónicas ganándole terreno y rematando casi en los medios.

Una sola entrada al caballo y buenos pares de Curro Javier para cerrar el tercio de banderillas.

Le gustó el toro al matador que se fue al centro del ruedo para brindar al respetable

Comenzó con buenos muletazos para llevarlo al centro del ruedo.

Pronto quiso probar al toro con la mano izquierda, por ahí bajaba un punto, aunque seguía moviéndose con buena condición.

Por el pitón derecho humillaba y colocaba la cara ante la poderosa muleta del diestro extremeño que se vestía por primera vez de luces esta temporada. Hubo Buenos redondos para aprovechar la buena condición del astado donde se mostró muy seguro en todo momento con la quietud como gran valor añadido. Seguía imponiendo su tauromaquia ante el buen toro de García Jiménez, quietud y faena medida que culminó con una buena estocada. Petición y primera oreja para el esportón. Palmas al toro en el arrastre.

 

En el cuarto de la tarde, Perera, recibió con buenas verónicas hasta los medios para rematar con mucha seguridad ante otro toro que se movía.

Buen terció de banderillas el que ofreció Javier Ambel que tuvo desmonterarse tras dos grandes pares.

Iniciaba la faena de muleta Perera con una buena tanda por el pitón derecho, trazo largo ante un toro que se movía, pero no paraba. Buscó Perera la colocación, y sobre todo la distancia que necesitaba, mando de manos bajas para poder sacar la condición que pudiese llevar dentro. Logró meterlo en la muleta y conseguir buenas tandas en redondos que llegaron con intensidad al público. Toro más de público que de torero quien lo mató de estocada algo trasera. Hubo petición que no concedió el palco.

 

Salió Paco Ureña con muchas ganas en su primero de la tarde, muy decidido en los primeros lances que no logró rematar al irse el toro suelto del capote del torero.

Brindó su primero al equipo médico de Vistalegre, que esta feria se han convertido en protagonistas ante la dureza de tardes anteriores.

Con la muleta, Ureña, volvió a recordar que tiene clase, entrega y esa personalidad diferente que le ha puesto en disposición de ser unos de los toreros más valorado de la afición madrileña.

Momentos intensos, de toreo ajustados con calidad y ligazón que hicieron que sonasen fuertes los oles en la plaza. Buenos redondos, mano baja por el pitón izquierdo y el público entregado ante el buen toreo del lorquino. Estocada y oreja con petición de la segunda.

 

El quinto toro de la tarde fue un toro más incierto, había teclas que tocar ante la acometida nada clara en los primeros compases de capote y en el inicio de la muleta.

Fue después de varias tandas cuando logró convencer al toro por el pitón izquierdo, por ahí consiguió meterlo en la muleta donde hubo naturales profundos y de buen gusto. Basó la faena en la mano zurda y destacaron naturales a pies juntos que conectaron con gran intensidad. No fue un toro fácil por el derecho, siempre metido y vencido. Con la espada no tuvo suerte.

Momentos de alto nivel que recuerdan al Ureña que tiene esa personalidad acusada y de buen gusto. La espada le privó de mayor número de trofeos.

 

Sustituía Daniel Luque a Emilio de Justo, que este a su vez, sustituía a Antonio Ferrera que decidió no ir a esta feria. Se había ganado Luque la sustitución por su gran tarde con los toros de Fuenteymbro.

Recibió el de Gerena al toro con buen toreo de capote ante el tercer toro, que seguía moviéndose con buen aíre, como sus hermanos.

Chicuelinas ajustadas en el quite de probatura rematando con buena media.

Con la muleta se encontró con un antagonista que humillaba, pero le faltaba ese celo para poder ligarlo y construir la faena deseada del matador. Lo intentó por ambos pitones un Luque que poco a poco va cogiendo el sitio que se merece, que se ha ganado después de mucho tiempo sin contar con él en las grandes ferias. Gran estocada para rematar una faena donde le faltó toro.

Cerraba la tarde un toro que no se entregó en ningún momento, aunque se movía, terminó rajándose ante la muleta de Luque que intentó en todo momento llevarlo a terrenos donde pudiese exprimir lo poco que tenía el animal.

RESEÑA

Jueves, 20 de mayo de 2021. Palacio de Vistalegre (Madrid). Octava de Feria. 6 Toros, 6 de Hermanos García Jiménez, bien presentados en líneas generales. Miguel Ángel Perera, de lila y oro, oreja y ovación tras aviso; Paco Ureña, de canela y oro, oreja con fuerte petición de la segunda y ovación, Daniel Luque, que sustituía a Emilio de Justo, de negro y oro, ovación y silencio.

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio por el empresario, apoderado y ganadero Teodoro Matilla. Los toros lucieron divisa negra en señal de luto. Se desmonteraron Curro Javier en el primero y Javier Ambel en el cuarto. 

Javier Bocanegra

RELACIONADO