spot_img

Triunfo rotundo de José Garrido que con tres orejas en el esportón, abre la Puerta de San Sebastián.

En el festejo de ayer 28 de enero de 2022 en San Cristóbal, José Garrido salió a hombros tras cortar oreja y dos orejas simbólicas tras indultar a «El legado»

Con media hora de retraso comenzó el festejo, pautado para las 4 de la tarde. Abre la tarde Domingo López Chavez, ataviado de azul marino y oro, voluntarioso y utilizando todos sus recursos para provocar las embestidas de «Escorial» de la ganadería Los Aranguez, negro, cornidelantero, con 440 kg, soso y de corto recorrido, que a pesar de la insistencia del matador no le permitió el lucimiento, ejecuta con limpieza la suerte suprema, estocada honda y efectiva que hace rodar a «Escorial», palmas a las ganas del Torero.

En su segundo, quinto de la tarde, de nombre Guardeño, de 445 kg, nº 93 de Los Aranguez, tuvo menos posibilidad de mostrar su torería, al tercer intento con la espada cae Guardeño, palmas a la voluntad del torero que se estrelló con un toro parado y desarrollando peligro.
El segundo de la tarde le corresponde a José Garrido que luce un terno teja y oro. Sale al ruedo un toro cárdeno, girón, de bonita estampa con 440 kg, nº 89, Garrido lo recibe con cuatro verónicas y una media de rodillas que arranca los aplausos del público, con dos lances lo deja en el caballo, recibe una vara sin emplearse y una segunda apenas señalada. Con un buen par de banderillas del subalterno José Chacón, se cambia el tercio. Brindada la lidia a Orlando Faró y comienza el trasteo de muleta, el viento se hace presente, dos tandas de buen toreo con la derecha, bajándole la mano, rematadas con largos pases de pecho, dos series más con la derecha a la embestida obediente y sin picante de «Reposado». Cambia de mano y al primer natural suena la música , se alegran los tendidos ante cuatro naturales muy estéticos que reclamaban más acometividad del toro. Un molinete de rodillas y más toreo de derecha ante el burel que embestía sin ganas. De un buen espadazo derriba a «Reposado» que es rematado por el puntillero, cae la primera oreja del festejo.
En segundo, sexto de la tarde, Garrido sale a por todas, ante “El Legado”, toro de Juan Campolargo, que remendó el encierro y de que manera. Negro listón, nº 257, con 450 kg y cuernos ligeramente levantados, al que recibe Garrido con cuatro lances a pies juntos y una media que conecta inmediatamente con los aficionados, «El Legado» iba bien por ambos lados, curiosamente le dan una vara tapándole la salida a un toro a un toro con el que ha podido lucirse el varilarguero, a la salida del caballo el toro termina topando con un burladero en el que se lesiona el pitón derecho. Muleta en mano, Garrido dibuja dos tandas con la derecha con mucha clase al bravo, serio, noble y fijo de Campolargo, le siguen cinco naturales, gustándose el torero, y largo el de pecho, dirían los revisteros de antes “ bien arremetao”, la música acompaña la importante faena, dos series más de naturales largos, templados, de hondo calado al toro que humillaba con buen recorrido y permitía ligar los pases, una chicuelina de rodillas y los adornos, entonces comenzó lo que se presentía, la petición de indulto, incluyendo a Don Gilberto Álvarez, representante de Campolargo, que también abanicaba el pañuelo blanco, Garrido mostró un poco más al toro y fue concedido el indulto, dos orejas simbólicas pasea el matador en clamorosa vuelta al ruedo.
El tercero de la tarde para Álvaro Lorenzo, terno tabaco y oro, recibe a Artesano, de Los Aranguez, negro bragado, marcado con el nº 1,  con 440 kg, serio de pitones, al que le instrumenta cuatro verónicas templadas, mostrando su gusto por el toreo bueno, el toro es picado en la puerta de chiqueros y le señalan una segunda vara , un par de banderillas, brinda en los medios a los aficionados y comienza una tanda de cuatro verónicas con temple y arte, Artesano humilla y es noble pero soso, “esaborío”, dificulta la ligazón, cambia la muleta  a la mano izquierda , cuatro naturales bajando la mano que el toro se traga al paso, sin transmitir, suena la música, dos series con la derecha , y un par de pases en redondo con garbo torero pero «Artesano» no tenía la chispa necesaria para el lucimiento a las buenas maneras de Lorenzo. Al segundo intento con la espada, cae «Artesano», palmas.
En su segundo, séptimo de la tarde, el de Los Aranguez, «Aborigen», nº87, con 450 kg, tampoco le permitió el lucimiento al matador que dejó testimonio de su buen gusto para torear ante un oponente que en principio parecía pero no fue y terminó rajándose. Espadazo de buena ejecución y efectividad, palmas .
En cuarto turno corresponde a Antonio Suárez, torero del patio, que viste de grana y oro, salta a la arena planeador, de Los Aranguez, con 435 kg, nº 5, negro, cornivuelto y brocho de pitones, al que le implementa cuatro verónicas sin llegar a acoplarse con un toro que se queda corto desde el inicio, una vara, un par de banderillas, y a la muleta, con tres doblones y tres pases con la derecha comienza el trasteo, cuatro naturales a Planeador que no honraba su nombre, tanda por la derecha de estilo refinado,  suena la música , y logra plasmar cuatro naturales que dejan buen sabor de boca en los aficionados, llegan los adornos, chicuelinas, pases por alto y por la espada, al tercer intento cae Planeador, se esfuma el posible premio.
En su segundo, octavo del festejo, nada pudo hacer con «Farruco», negro, abierto de cuernos y manso que se defendía con mucho peligro , suenan tres avisos. Así concluía una tarde que a ratos parecía eterna y que le permitió el triunfo a José Garrido, 3 orejas 3, 1 una con Los Aranguez y dos simbólicas con «Campolargo». Es la noche en la enfiestada San Cristóbal .
Crónica| Manuel Ordóñez
Imagen | Luis Cobaria
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img