Tras dos años, llegó el ansiado momento: ¡Viva San Fermín!

Con un invitado inesperado, la lluvia, Pamplona amaneció con ansía del gran día. Poco a poco, mareas humanas fueron tiñendo las calles de blanco con los pañuelos en la muñeca esperando enroscarse al cuello dos años después. La plaza del Ayuntamiento, a rebosar, miles y miles de personas de todo el mundo deseando festejar por fín de nuevo el chupinazo que abre, tras los dos años de pandemia, unos Sanfermines.

No cabía un alfiler. Los balcones, de nuevo, a reventar. Como si estos dos años hubieran sido un mal sueño. A las 12 del mediodía, llegó el momento más emotivo con un encargado de lanzar el cohete, muy especial: el futbolista y entrenador Juan Carlos Unzué, enfermo de ELA.

‘Pamploneses, pamplonesas, este chupinazo va dedicado a todos los sanitarios que nos han ayudado en estos años de la pandemia, también a todos los enfermos de ELA‘, gritó desde el balcón del Ayuntamiento el portero navarro, segundos antes de encender la mecha que prende la mecha a la madre de todas las fiestas. Después fue el turno de La Pamplonesa, más emotivo que nunca, abriéndose paso entre un gentío de más de diez mil personas en la plaza del Consistorio.

Mañana llegará el momento de que los toros vuelvan a recorrer los 875 metros del trazado desde los Corrales de Santo Domingo hasta los corrales de la centenaria plaza navarra. Un momento muy esperado que tendrá a los toros de Núñez del Cuvillo, como protagonistas, astados que debutan corriendo en el Día del Patrón. San Fermín ya está aquí.

FOTOGRAFÍAS: Diario de Navarra.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img