Puerta Grande para Rubén Sanz e inmejorable dimensión de Galdós en el festejo que cerró temporada en Soria

El soriano Rubén Sanz volvió a ser profeta en su tierra y, al igual que sucedió en la pasada Feria de San Juan en junio, abrió la Puerta Grande de Soria, esta tarde, con motivo del festejo por San Saturio, que cerró la temporada en la capital castellana. Galdós, que marró con los aceros en su lote en una tarde de destacada dimensión al natural, y Ritter pasearon sendas orejas con una buena corrida de Salvador Gavira.

Oreja para Rubén Sanz frente al primer ejemplar de Salvador García Gavira, un buen toro con el que el diestro dibujo muletazos sueltos en una faena deslabazada. Acertó con la espada y le concedieron un trofeo.

El cuarto fue un toro bueno, con clase por ambos pitones. Rubén Sanz puso mucho de su parte en una faena de más voluntad que hondura. El público se mostró cariñoso con el diestro local y tras la estocada le premió con otra oreja.

Joaquín Galdós firmó una gran faena frente al buen tercero. Un astado al que le cortó un trofeo solamente por marrar con la espada. La faena fue abundante y destacó por la entidad y el trazo de los muletazos con la mano izquierda.

Otra gran faena firmó el peruano después también en el sexto. Fue otro toro bueno de la divisa gaditana, con el que armó una faena templada, vistosa, intensa y profunda por la mano izquierda. Sin embargo, de nuevo, el acero fue el único lunar de su obra y cambió las dos orejas por la ovación.

Sebastián Ritter logró también su trofeo en el quinto. Fue un toro bueno, que tuvo calidad y con el que logró series templadas y vistosas, corriendo la mano con gusto y atornillada planta. Funcionó el acero y paseó la oreja.

Ritter, que se mostró puesto y firme con el segundo, saludó una ovación. Fue un toro que no acabó nunca de definirse. Dejó buena imagen el colombiano en una faena sólida y llena de disposición.

RESEÑA

Plaza de toros de SoriaEspaña. Tradicional corrida por la festividad de San Saturio. Alrededor de un tercio de entrada. Toros de Salvador García Gavira, bien presentada y de buen juego, a excepción del segundo.

Rubén Sanz (de catafalco y azabache), oreja en ambos.

Sebastián Ritter (de malva y oro), ovación y oreja.

Joaquín Galdós (de blanco y plata), oreja y ovación.

spot_img

RELACIONADO

spot_img