spot_img

David Galván, ocho orejas y dos rabos en su encerrona por el décimo aniversario de alternativa en San Fernando

David Galván cortó esta tarde ocho orejas y dos rabos en la encerrona celebrada en San Fernando (Cádiz), tierra natal del torero, para festejar el décimo aniversario de su alternativa. El gaditano, muy centrado y con recursos toda la tarde, logró los mejores pasajes de su solo durante la lidia de tercero y cuarto, de Fuente Ymbro y Juan Pedro Domecq, respectivamente, a los que cortó los máximos trofeos.

No hubo opción de brillar con el percal en el tercero de la tarde, herrado con el pial de Fuente Ymbro. Incluso sufrió un desarme. El burel marcó querencias y no tuvo la mejor lidia posible, algo que se notó en la faena posterior de Galván. Pese a ello, hubo mucha firmeza y toreo asentado del gaditano, mejor por el izquierdo. Por ahí, llegaron tres, cuatro, tandas de naturales a cámara lenta que pusieron el tendido boca abajo. La estocada, de premios, hizo que paseara dos orejas y rabo. 

Dejó buenos momentos a la verónica en el recibo al cuarto, con la divisa de Juan Pedro Domecq, que brindó al compañero Rafael Limón, retirado de los ruedos por un toro. Faena medida de Galván, que supo aprovechar el ritmo y la hondura del animal mientras duró tras un comienzo fundamental por bajo para lograr darle celo. Supo administrar los tiempos entre tanda y tanda. El buen sitio de la media espada sirvieron para que cortara otras dos orejas y rabo más.
El segundo, con el pial de Juan Pedro Domecq, sí le permitió estirarse a la verónica a Galván con más enjundia y luego se hizo ovacionar con un quite echándose el capote a la espalda. Brindó al maestro Francisco Ruiz Miguel, su padrino de alternativa. Comenzó toreando por ayudados por alto y dejó un trincherazo de cartel para rematar. Después toreó sobre la mano derecha a un animal con mejor inicio que final del muletazo, soltaba algo la cara. Duró poquito el de Juan Pedro, en un trasteo que destacó por lel buen toreo al natural. Los remates por bajo, una delicia. Epílogo en las cercanías, estocada en lo alto y dos orejas.

 

Como sucedió con varios ejemplares, el sexto tampoco puso fácil el toreo de capote. Fue un animal de Juan Pedro Domecq con mucha movilidad, que pasaba en las telas por los dos pitones, pero que nunca humilló lo que provocó que la faena de Galván no terminara de romper. La estocada fue certera y paseó dos orejas como colofón a su gran tarde.

Recibió Galván a la verónica al primero, si bien apenas pudo ligarle las tandas, porque se iba muy suelto de cada lance el de Fuente Ymbro. Galleo por chicuelinas y quite por altaneras, que remató con la revolera. Comenzó el trasteo doblándose por bajo, antes de llevárselo a terrenos de sol. Ahí, logró sujetar al animal huidizo, a base de dejarle siempre la muleta muy puesta en el hocico, pero sin apretarlo, porque fue también un animal medido de fuerza. Duró apenas tres series. Marró con el acero, pero saludó desde el tercio.

 

Pasó de puntillas el quinto en los primeros tercios, que no permitió estirarse a Galván con el capote. Lo brindó al ganadero Ricardo Gallardo, pero no defendió a su criador el toro, pues fue el más deslucido de la encerrona. Muy distraído, desinhibido a menudo y escarbando lo suyo, fue toro costoso en la muleta, que lo fue aún más para cuadrar en la suerte suprema. Tras pinchazo, pinchazo hondo y descabello, fue ovacionado.

RESEÑA

hierro fuenteymbro

hierro juan pedro domecq

Plaza de toros de San Fernando, en Cádiz. Media entrada. Toros de Fuente Ymbro (1º, 3º y 5º) y Juan Pedro Domecq, bien presentados acordes a la categoría de la plaza. Destacó la clase del tercero y el buen pitón izquierdo del cuarto.

David Galván, (de blanco y oro), como único espada, ovación, dos orejas, dos orejas y rabo, dos orejas y rabo, ovación y dos orejas.

Incidencias: Tras el paseíllo, saludó una ovación desde el tercio David Galván.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img