Reacciones a la muerte de El Litri: Espartaco, Cuadri y José Luis Lozano

Tras el fallecimiento de El Litri, el maestro Espartaco, el ganadero Fernando Cuadri y el empresario José Luis Lozano hablan del torero y el hombre.

José Luis Lozano: «Como torero fue un revolucionario, con una fuerza y un valor tremendos, además por supuesto de una enorme personalidad. De novillero sumó 200 novilladas en dos años, y de matador tuvo una trayectoria corta pero intensa. Cada vez que reapareció lo hizo en máxima figura. Me unía una gran amistad con él. Como persona era entrañable, la bondad personificada y muy inteligente, aunque a veces pareciera ingenuo».

Espartaco: «Como torero lógicamente no lo pude ver en directo, pero por lo que he comprobado en fotos y en vídeos, y por lo que me han contado, tenía una personalidad arrolladora y un valor especial, muy seco, impávido, capaz de dejarse llegar al toro desde la otra punta de la plaza sin inmutarse. Ya de mayor una vez se arrancó un toro en un cercado, y todos los que estaban detrás de la alambrada salieron corriendo menos él. Y como persona te puedo decir que, respetando a todo el mundo, era de las mejores que yo he conocido en mi vida. Sencillo, generoso, incapaz de hablar de sus logros pese a la grandiosa figura que fue, alegrándose siempre por las cosas buenas que le pasaban a los demás… Lo digo a boca llena: doy gracias a Dios por haber conocido a una persona tan inmensamente humana como el maestro».

Fernando Cuadri: «Miguel fue una persona muy ligada a nuestra casa desde sus inicios. Venía no sólo a tentar, sino a pasar temporadas en la finca. No era una relación profesional entre ganadero y torero, sino entre dos amigos, que es lo que eran mi padre y él. De hecho, cuando dejó de torear siguió viniendo a casa y su hijo Miki, la primera vez que se puso delante de una becerra, fue aquí. Como torero era extraordinario, y como ser humano, entrañable».

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img