spot_imgspot_img

Escribano, que continúa el idilio con Adolfo Martín, en hombros con Ferrera en Pozoblanco

Foto: vía twitter @ferrera_torero

Adolfo Martín y Manuel Escribano han vuelto a demostrar su buena sintonía. El ganadero llevó a Pozoblanco un encierro importante, en el que destacó el segundo toro, que fue premiado con la vuelta al ruedo y al que el sevillano le arrancó las dos orejas. Tres paseó en total, al igual que Antonio Ferrera, junto al que salió a hombros.

Abrió la tarde un ejemplar de preciosa lámina que peleó en varas. Antonio Ferrera tiró de técnica, porque aunque tuvo fijeza y emoción la embestida del astado, le faltó algo de empuje. Tras media estocada, paseó una oreja. El cuarto, no fue nada fácil. El extremeño estuvo poro encima, mostrándose entregado. Lo pasaportó con media estocada efectiva y le concedieron los dos apéndices.

Manuel Escribano se encontró con un gran toro de Adolfo Martín, que saltó en segundo lugar. Un animal con clase y ritmo, al que el de Genera cuajó de principio a fin en una faena en la dejó ver su versión más torera. Cortó dos orejas de ley y su oponente fue premiado con la vuelta al ruedo. En esa misma línea, se mostró frente al quinto. Hubo pasajes en los que el protagonismo fue el temple. El palco solo le concedió un premio por la colocación de la espada.

El tercero, muy diferente a su hermano que había salido con anterioridad, no le regaló nada a Alberto Lamelas. El torero jienense, muy firme, puso la transmisión. Lo mató de una estocada y paseó un trofeo. Los aceros fueron los que le privaron de salir a hombros junto a sus compañeros de terna, después de estar a gran nivel con el sexto.

 

RESEÑA

hierro adolfo martín

Plaza de toros de Pozoblanco (Córdoba) España. Toros de Adolfo Martín, el segundo premiado con la vuelta al ruedo, bien presentados y de juego desigual.

Antonio Ferrera, oreja y dos orejas.

Manuel Escribano, dos orejas y oreja.

Alberto Lamelas, oreja y ovación tras petición.

spot_img

RELACIONADO

spot_img