spot_img

Portátil llena: habla el pueblo

Gran respuesta de público en la corrida de Sanlúcar la Mayor, en la que corta cuatro orejas Lama de Góngora y una Javier Jiménez. Ruiz Muñoz dio una vuelta al ruedo

Ese ruido de los toros chocando contra el metal de la portátil era música celestial, el anuncio simbólico de que la fuerza de la Fiesta es mayor de lo que creemos. Yendo hacia Huelva, Sanlúcar la Mayor es el último pueblo del Aljarafe, pero hacía años que aquí no se daban toros. Hoy se ha llenado la plaza, una portátil de chapa, y unas 2.500 personas se han reencontrado con la tauromaquia.

En mi opinión ésta es la gran noticia de la tarde, pero el espectáculo tuvo además cosas de mucho interés como el temple de Javier Jiménez o una importante faena de Lama de Góngora. La corrida de Buenavista, bien comida, tuvo raza y demandó credenciales, si bien el que abrió plaza fue nefasto, sin un pase. Imposibilitado en éste, se desquitó Javier Jiménez en el cuarto de la tarde, al que toreó despacioso en una impecable faena, técnicamente irreprochable, con limpios y lentos redondos y naturales, adornada con trincherazos , ayudados y trincherillas, y conjuntando una obra en la que aunó tacto y regusto. Entró a matar mal, con el brazo muy estirado y a la altura de la cabeza, pero le dieron una oreja por lo bien que había toreado.

Es bueno que los toreros se midan poniendo plazas de primera como referencia. Lama de Góngora cortó cuatro orejas en Sanlúcar la Mayor. ¿Cuántas se hubiera llevado en la Maestranza? Yo creo que una, lo cual no está nada mal. Se movió mucho el primero de su lote, con bravura y a veces un puntito atosigante. Paco lo fue sometiendo en una faena de mérito, esforzada y que requirió un tiempo hasta llegar a su nivel más alto, porque el toro no se toreaba solo, había que ir atemperándolo. De menos a más, Lama terminó cuajando al importante ejemplar de Clotilde Calvo en series poderosas y mandonas especialmente con la mano derecha, con el toro transmitiendo mucho y el torero muy entregado, sin dejar a un lado además sus buenas maneras. En el quinto repitió triunfo con la gente volcada y el Farru cantándole con mucho compás, pero su faena fue más desigual y, en cualquier caso, no llegó a las cotas de la anterior. Muy seguro con la espada toda la tarde, redondeó un éxito a tener en cuenta.

Cerrando plaza compareció Ruiz Muñoz, que lo vio claro con un toro y muy oscuro con el otro. Pausado y fácil, hilvanó muletazos con buen aire y sabor en el primero de su lote, y como el muchacho tiene personalidad, a la gente no se le pasó por alto el embroque de sus muletazos y la elegancia de sus maneras. Con el sexto en cambio no asentó nunca los pies ni se dio coba en ningún momento. Tan a la defensiva es imposible torear.

RESEÑA

Domingo, 26 de febrero. Plaza de Toros de Sanlúcar la Mayor (Sevilla). Toros de Buenavista, fuertes y de juego desigual, si bien en líneas generales fueron manejables. Al 5⁰ se le dio la vuelta al ruedo. Javier Jiménez, palmas y oreja con petición de la segunda; Lama de Góngora, cuatro orejas; Ruiz Muñoz, vuelta al ruedo y palmas.

IncidenciasLleno. Destacó en banderillas José Chacón, para el que sonó la música.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img