spot_img

Oreja al esfuerzo de Manzanares, renqueante tras la voltereta de Béziers

Sexto toro:

Cerró plaza un deslucido toro con el que Tomás Rufo solo pudo justificarse con una gran actitud. Acabó con el de pinchazo y estocada y fue silenciado.

Quinto toro:

El quinto también estuvo justito de fuerzas. Manzanares estuvo correcto sin que la faena rompiera al no poder bajarle la mano ni apretarle. Los aceros se le atascaron y fue silenciado.

Cuarto toro:

El Juli cuajó de principio a fin al cuarto, que sacó fondo en el último tercio. Construyó una faena en la que fue subiendo la intensidad en cada serie. Ejecutó muletazos con hondura y temple. Sentenció con una gran estocada. Las dos orejas eran de ley, y así las pidió el público que pasó de la emoción a la indignación contra el presidente. Tardó en sacar el primer pañuelo para no tener que conceder el segundo premio, hasta el punto que concedió la primera cuando arrastraban al «Garcigrande». Los tendidos le dedicaron una sonora bronca.

Tercer toro:

El tercero fue un bravo ejemplar de Garcigrande don clase y prontitud. Tomás Rufo volvió a dar otro golpe sobre la mesa con una faena importante. Brotaron muletazos de gran despaciosidad y mano baja que hizo las delicias de los asistentes. La espada cayó desprendida, por lo que el palco solo concedió una oreja, pero el toledano tuvo que dar dos vueltas al ruedo.

Segundo toro:

El segundo tuvo más movilidad, por lo que la labor de José María Manzanares llegó más a los tendidos. Firmó una faena basada en la mano derecha, por donde extrajo muletazos con plasticidad que remató con buenos pases de pecho. Mató de una estocada y paseó una oreja.

Primer toro:

Abrió la tarde un toro que tuvo las fuerzas justas. Cualidad que condicionó la faena de El Juli ya que no tuvo en los tendidos la repercusión que merecía su faena meritoria. El quite por chicuelinas sí tuvo mucho calor. Lo condujo siempre a media altura, sin poder bajarle la mano nunca. Dibujó muletazos cargados de temples con ambas manos. Culminó con una buena estocada y fue ovacionado.

 

RESEÑA

Plaza de toros de Pontevedra EspañaPrimera de la Feria de la Peregrina. Casi lleno. Toros de Garcigrande, de juego desigual, faltos de fuerzas en líneas generales.

Julián López «El Juli» (de azul marino y oro), ovación y oreja con fuerte petición de la segunda y bronca al palco.

José María Manzanares (de azul marino y oro), oreja y silencio.

Tomás Rufo (de blanco y oro), oreja y dos vueltas al ruedo y silencio.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img