spot_img

Rotundidad de Perera con un buen toro de Torrealta, en hombros en Palencia; El Juli y Talavante, pasearon sendos trofeos

Fotos: Emilio Méndez / Circuitos Taurinos

Miguel Ángel Perera salió en hombros en el cuarto festejo de la Feria de San Antolín, tras plasmas una faena rotunda al quinto de Torrealta. El Juli, que fue cogido feamente por el primero, cortó una oreja al igual que Talavante. 

El quinto fue un toro destacado de Torrealta al que Perera desorejó. La faena explosionó desde el inició, con ajustadísimos pases cambiados por la espalada. Prosiguió toreando con la mano diestra, por donde firmó series importantes y con hondura. Pronto huyó a tablas y optó por pegarse una arrimón. Remató con una estocada traserita.

El segundo, más serio y mejor hecho, no estuvo sobrado de fuerzas. Miguel Ángel Perera lo cuidó mucho para intentar que, pese a estar mermado, rompiera hacia adelante. Porfió el extremeño en una faena larga sin lucimiento. Enterró los aceros en el segundo intento.

Abrió plaza un toro de Torrealta deslucido con el que El Juli solo pudo mostrar su solvencia y su intención de agradar. Se vivieron momentos angustiosos en el tercio de varas, cuando el diestro tropezó por el mal estado del albero y el astado lo arrolló bruscamente. Aunque se repuso, se le vio quebrantado en la faena de muleta.

El Juli, tras su paso por la enfermería, salió infiltrado. Los signos de dolor era claramente visibles. Eso no le impidió estar firme y torear con mando un toro que tuvo un buen pitón derecho. El madrileño dibujó series contundentes, llevándolo por bajo e imprimiendo temple. Tenía las dos orejas en sus manos, pero pinchó antes de enterrar la espada. El apéndice no pudo pasearlo por su dolencia.

Con un farol seguido de un ramillete de verónicas, recibió Talavante al tercero. El extremeño basó su faena por el pitón derecho, por donde el «Torrealta» se desplazaba con ritmo. Plasmó muletazos largos y de bello trazo, en una faena con altibajos. Mató de una estocada y cortó una oreja.

El sexto, descastado y sosito, no le dio ninguna opción de lucimiento a Alejandro Talavante, aunque lo intentó. Remató con una estocada y fue silenciado.

 

RESEÑA

Plaza de toros de Campos Góticos, en Palencia. Cuarta de la Feria de San Antolín. Media entrada. Toros de Torrealta, desiguales de presentación, faltos de casta en líneas generales.

Julián López «El Juli» (de verde hoja y plata), silencio y oreja.

Miguel Ángel Perera (de grana y oro), silencio y dos orejas.

Alejandro Talavante (de verde esperanza y oro), oreja y silencio.

Incidencias: El Juli fue atendido de contusión en región trocantérea, pendiente de completar estudio con eco para diagnóstico.

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img