spot_img

Antonio Ferrera, tres orejas con los ‘Adolfos’ en la primera de San Antolín en Palencia

Antonio Ferrera demostró esta tarde su condición de especialista con los toros de Adolfo Martín y paseó tres orejas, destacada fue su faena de dos al excelente cuarto, para erigirse en el primer nombre propio de la Feria de San Antolín, en Palencia. El otro trofeo del festejo fue a parar a las manos de Daniel Luque, que sigue en forma, en el tercero. Ureña, con el lote más deslucido, fue ovacionado.

Bien presentado y entipado, el cuarto fue un cárdeno excelente, definido ya desde su salida de toriles. Humilló con clase en el capote de Ferrera, ‘gateando’ con cierto temple, ya en esos primeros compases. El pacense lo toreó a placer con el capote. Luego, tras un comienzo más conservador, sin exprimir al toro, firmó una faena siempre a más, en la que el ‘Adolfo‘ respondió con enorme clase y profundidad, acometiendo siempre al ralentí. Una embestida ‘mexicana’ que Ferrera templó mucho, reduciendo la medida velocidad del toro con cierto abandono, hubo profundidad y limpieza. Brillo toreando al natural con la diestra. Lo mató andándole al toro desde lejos para citar recibiendo. La espada quedó defectuosa, pero resultó suficiente y se premió su labor con el doble trofeo.

Bien hecho, entipado y serio, rompió plaza un cárdeno que quiso más que pudo en los primeros tercios, pues, aunque estuvo muy medido de fuerza y poder, resultó manejable. Dejó estar luego a Ferrera con la muleta, aunque resultó complicado ligarle por esa falta de fuelle de su rival. Con suavidad, sin brusquedad en los cites, logró explayarse por ambos pitones, especialmente, al natural. Estocada y primera oreja de San Antolín.

Humilló mucho y con celo el tercero, toro serio y musculado, aunque apretando sobre las manos en el recibo con el percal de Daniel Luque. Le faltó poder al de Adolfo y, ese defecto inicial, se acrecentó después porque tuvo escaso recorrido en la muleta del sevillano. Luque hizo un esfuerzo con él y trató de empujarlo siempre con la muleta para alargar sus embestidas. Faena para profesionales, muy de verdad, convencido y siempre tomando al toro en corto, que llegó mucho al tendido por su importancia. El pinchazo inicial dejó el premio en un trofeo.

Toro bastito y altote, el que cerró plaza, acusó esa fisonomía en su lidia. Ya fue protestado en los primeros tercios por su blanda condición, si bien, pasó el corte, y, después, nunca descolgó en la muleta, embestida pastueña, insípida y sin humillar lo más mínimo. Luque lo mostró por ambos pitones y lo mató de un metisaca.

Toro bajo, armónico, pero muy serio, el segundo se deslizó con calidad en el saludo capotero de Paco Ureña. Tendió a acostarse en el viaje por el derecho y por el izquierdo, aunque tuvo embestidas claras y nobles, le faltaron finales. Esto deslució la faena del murciano, de larga duración, que tuvo buenos muletazos sueltos, pero sin que la mecha nunca terminara de prender, a pesar del buen embroque y la reunión de toda la faena. Lo mató de estocada baja.

Más abierto de cuerna y ofensivo, pero bien hecho, el quinto fue un toro que se dejó en las telas. Paco Ureña quiso mucho en toda su faena. Buscó aprovechar la obediencia del toro, noble, que posibilitó al murciano torearlo con reunión. Su gran lunar fue la falta de entrega, siempre salió a media altura del muletazo, sin ir hasta el final. Los pasajes más lucidos llegaron al natural. Lo mató al segundo intento y fue ovacionado.

RESEÑA

hierro adolfo martín

Plaza de toros de Campos Góticos, en PalenciaEspaña. Primera de la Feria de San Antolín. Algo menos de media entrada. Toros de Adolfo Martín, bien presentados y entipados. Destacó el excelente cuarto, enclasado y con ritmo, humilladora embestida y profundidad. El 1º, manejable, pero medido de poder; el 2º, sin finales, mejor por el izquierdo; el 3º, de escaso recorrido y reponiendo mucho; el 5º, movilidad sin entrega; tampoco descolgó el 6º, de embestida insípida.

Antonio Ferrera (de grana y oro), oreja y dos orejas.

Paco Ureña (de rosa y oro), silencio y ovación.

Daniel Luque (de blanco y oro), oreja y silencio.

Incidencias: En banderillas, fue ovacionado Raúl Caricol, en el tercero.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img