spot_img

Secuencia fotográfica del fuerte y seco pitonazo sufrido por Paco Ureña al matar al tercero

Paco Ureña firmó una faena made in Ureña al tercero. Se había dejado prácticamente sin picar al de La Ventana del Puerto el murciano y echó la mano con verdad en una faena llena de entrega y apuesta. El de Lorca sabía que tenía en su mano un posible trofeo y atacó en la suerte suprema para lograr la estocada que pusiera en su mano dicha oreja.

Así, Ureña se volcó y hundió el acero entero, pero, a toro parado, el animal de la divisa charra le lanzó un seco y violento ‘tornillazo’ que lo alcanzó en la parte alta del muslo, casi a la altura del temido triángulo de Scarpa. Salió dolorido y cojeando ostensiblemente, pero no pasó a la enfermería hasta verlo doblar y pasear la oreja. Regresó de allí para matar al sexto y, de nuevo, tras dar la vuelta al ruedo con el trofeo, se puso a disposición de los médicos para calibrar la dimensión real del percance recibido.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img