spot_img

Paco Ureña, la sinceridad en la plaza y en la calle

El torero de Murcia estrena paternidad y apoderamiento independiente en este 2022 en el que se juega el sino de su temporada en Las Ventas

Fue el máximo triunfador en 2019. Logró desempolvar el récord del Benítez en Bilbao cortando cuatro orejas. Tocó la gloria con las yemas de los dedos abriendo la Puerta Grande de Las Ventas. La pandemia frenó la recogida de frutos después de tantos años de lucha, de tantas temporadas quedándose a punto de materializar sus sueños, de tantos tabacazos y sinsabores. El 2020 fue un año de transición y en el 2021 fue una toma de contacto sin la regularidad perseguida. Como fin de temporada, un terrible percance (el 17 de octubre en Abarán) que estuvo a punto de costarle la movilidad -afectó a sus vértebras, costillasy cráneo-. Ya prácticamente recuperado, arranca este 2022 con la alegría de la paternidad, la motivación de volver a los grandes escenarios y la tranquilidad de haber entregado al toreo hasta el último resquicio de su esfuerzo.

¿En qué punto se encuentra de la recuperación? Está anunciado en Autlán de la Grana (México) el 27 de febrero.

Pues contento con poder volver a torear ese día, parece que voy superando la lesión. Todavía queda para recuperarme bien del todo y fortalecer de nuevo la musculatura. Lo que ya parece que se va a quedar para siempre serán los dolores… Pero afortunadamente puedo hacer una vida normal.

Las imágenes fueron aterradoras, el toro le estampó contra las tablas cuando lo recibía de salida. ¿Usted cómo lo vivió?

La verdad es que en el momento sentí cuando me cogió y pensé me va a matar. Lo que más me dolía era la cabeza, sentía que me la había reventado (fue pronosticado de traumatismo craneoencefálico). Me presionaba mucho el pecho, pero lo de la cabeza me preocupó especialmente.

Y resulta que a los dos meses fue padre por primera vez de una hija preciosa con una mujer extraordinaria como es Elena González, hija del jamás olvidado maestro Dámaso.

Es lo más bonito que me ha pasado en mi vida, pero tenía sabor agridulce porque en vez de ayudar yo a Elena me tenía que cuidar ella a mí.

¿Qué le aporta Elena en su día a día?

Es una persona tiene una unos valores y una la manera de afrontar la vida especial. Es el apoyo más grande que puede tener alguien. Considero que es parte de mí, de mi corazón.

¿Cómo ha vivido la temporada 2021?

Para empezar, no ha sido una temporada pese a lo que queramos decir. No ha habido ni un Valencia ni una feria de San Isidro ni ha habido muchas ferias como Pamplona o Bilbao que son fundamentales. Lo analizo como torero como aficionado, ha sido un amago de temporada en la que los resultados han sido más bien irregularidades en la que la espada tampoco ha funcionado. Por ejemplo hay una tarde que fue importante para mí, como lo fue la de Castellón en la que habría cortado cuatro orejas.  En general, me ha costado mucho coger ritmo y estar tan fino, al menos no tanto como yo me exijo.

Analizando sus 15 tardes, una por una, cada corrida ha tenido sus argumentos de interés para los aficionados.

En un año normal, toreando 30 tardes. Tienes tres o cuatro días en los que no salen las cosas y se quedan más difuminados pero al torear tan poco afecta más, influye más en el resultado general. Ha habido tardes importantes, es verdad, como te decía si la espada hubiera funcionado habría habido muchos más triunfos. He tenido una mala racha.

Una de las tardes en las que se reencontró con usted mismo y con la afición de Madrid fue en su segundo paseíllo de Vistalegre.

Así es, en esa corrida de García Jiménez (Matilla) estuve a punto de cortar dos orejas al primer otro y una oreja al segundo pero el balance fue de sólo una oreja por la espada. Ese día sí pude sacar la esencia de mi toreo como lo llevaba buscando. Sin embargo, la tarde anterior no pude… sufrí mucho porque no encontraba mi toreo. Soy sincero, conmigo mismo y con las personas de mi alrededor, analizo todo y sé perfectamente cuando he estado y cuando no.

Usted lo tiene claro.

Totalmente, no me engaño. Pero volvemos a la regularidad de antes con la espada. Esa tarde los mato bien y se habla de otra forma de Ureña en la feria de Vistalegre. En esa segunda corrida pude expresar eso especial que soy capaz de sacar y que emociona a la gente. Eso es lo que busco, pero no sale todos los días.

Ser así de transparente, tan sincero, es un arma de doble fino.

Conozco mis virtudes y mis defectos. Ser tan transparente para mí creo que es una virtud, me muestro tal y como soy. Reconozco que hay días en los que no soy capaz de profundizar en un animal, otras veces sin reunir tantas condiciones un toro consigo entenderle, hacerle el toreo que siento y emocionar a la gente. La entrega que el toro le regala al torero debe ser correspondida por nosotros, nos exige dárselo todo pero no somos máquinas. No se puede hacer todos los días.

Arranca la temporada y no está en los carteles de las primeras ferias. ¿Cómo lo está viviendo?

Bueno, yo me preocupo de mejorar ca día. De encontrar el punto que hablamos de mostrarme como soy. Las condiciones óptimas de contratación las conoce mi apoderado y él se preocupa por eso. No voy a mendigar nada, sería injusto que me quejara, que dijera que soy un torero marginado. Me preocupo de torear, de aprovechar cada tarde, lo demás irá llegando.

¿Qué objetivos tiene para este 2022?

Soy un torero que no ha debutado en muchas ferias, ojalá se den las circunstancias para torear en todas esas plazas y en las que considero que ya he entrado que pueda hacer algo especial.

A final de temporada sorprendió la ruptura con la Casa Lozano tras un año y volvió con Juan Diego.

Mi anterior etapa con la con la familia Lozano la verdad es que ha sido maravillosa, ha sido un sueño vivir al lado de una casa tan emblemática del toreo. Siempre les estaré agradecido. Para mí el apoyo de Juan Diego, la vinculación personal, es muy importante. Los dos sabemos cómo se debe llevar mi carrera, creo que es el momento de luchar juntos. Estoy feliz de poder estar a su lado.

Se ha especulado si Simón Casas también estaría detrás de este apoderamiento como en la otra etapa.

No es así. Confío plenamente en Juan, nuestro objetivo es que cuando ya no toree y hablemos del camino que hemos compartido los dos estemos satisfechos y orgullosos. En este tiempo en el que no hemos estado juntos nos ha venido bien para ver las cosas desde fuera, ojalá Dios quiera que seamos capaces de llegar juntos a buen puerto.

Como torero de Madrid, su temporada vuelve a estar a expensas de lo que ocurra en San Isidro.

Otros años sí ha dependido del arranque de Valencia pero en general Madrid es la plaza a la que debo todo, es mi plaza. No es algo que me presione pero indudablemente es algo propio de mi carrera y de mi vida que me llena de orgullo. Encantado de que sea así, me siento un afortunado por mi relación con esta plaza.

Volviendo al plano más personal. ¿Le ha cambiado la vida al ser padre?

Claro que te cambia la vida totalmente, es algo maravilloso y sinceramente solo pienso en que el día de mañana cuando yo falte y le puedan contar a mi hija quien ha sido su papá pues primero que se sienta orgullosa de cómo ha sido su padre como persona y luego poder dejarle un legado taurinamente hablando en el cual que se sienta muy orgullosa de lo que ha hecho en el toreo, que en lo que haya podido haya mejorado la fiesta. En ese camino estamos. Me da fuerzas para seguir adelante.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img