spot_imgspot_img

Muere el mítico caballo «Labrit» de Pablo Hermoso de Mendoza

«Labrit», el último representante de aquel equipo equino que conformó la edad de oro del toreo a caballo y la irrupción como leyenda de su jinete Pablo Hermoso de Mendoza, falleció el día de ayer, 26 de noviembre, víctima de un cólico, del cual, sus treinta y un años, le impidieron poder superar.

«Labrit», caballo luso árabe de menuda estampa, hijo de «Novilheiro», tenía el hierro de Arsenio Cordero y llegó a la cuadra navarra a finales del año 1997. Debutó al año siguiente, en Morón de la Frontera, un 8 de febrero de 1998, bajo el nombre todavía provisional de “Alquimista”. Ya para su segunda actuación en Leganés, el caballo había sido bautizado con el nombre del Rey Navarro, Juan de Labrit.

Fue, sin duda alguna, un caballo muy completo, ya que pudo torear de salida como otros lo hacen en el segundo tercio. Combinó su gran rapidez con un extraordinario sentido del temple, lo que aunado a su enorme valor le permitió realizar los quiebros más auténticos, arriesgados y exactos que se han visto en el tercio de salida.

Ya en sus últimos años, Pablo lo relajó y lo utilizó en el tercio de banderillas, donde ponía su maestría en esos quiebros tan ajustados y tan milimétricos que realizaba. Su retirada llegó en la temporada 2008, diez años después de su debut y ahora en la plaza de toros de Motril, donde el 1 de mayo colocó la que sería su última banderilla.

Con «Labrit» se cierra el listado de aquellos caballos que marcaron el cambio en el toreo a caballo y que han dado paso a este nuevo rejoneo moderno, mostrando suertes que hasta que ellos llegaron eran prácticamente desconocidas y que ahora son tan imitadas, pero no alcanzadas en la mayoría de los casos.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img