spot_img

Morante: “la infiltración al menos me permite realizar la tarea”

IMAGEN: PAGÉS

La terna mostraba su sentir general de decepción tras las pocas opciones que los toros de Juan Pedro ofrecieron en el último tercio.

Morante de la Puebla fue infiltrado en su hombro derecho para poder comparecer hoy en Sevilla tras la lesión sufrida apenas 24 horas antes en La Línea de la Concepción. En declaraciones a los compañeros del Canal Toros, el cigarrero afirmaba tras pasaportar al primero de su lote sentirse “un poco dolorido en el hombro y la clavícula, me he infiltrado ayer por la noche y esta mañana, eso al menos me permite realizar la tarea”.

En cuanto al juego del animal, Morante manifestó que “el toro no era fácil, se venía fuerte y con el capote, con la vista suya algo perdida, no le cogía mucho el aire. Creo que ha sido una faena con momentos emocionantes y mucho sentimiento”. Respecto al complicado sobrero de Virgen María que hizo cuarto, el de La Puebla afirmó: “este lo ha puesto mucho más difícil, embistiendo con la cara muy alta y pocas opciones de lucimiento. Una pena que el otro estuviera descoordinado. Hoy es un día muy especial en Sevilla, está haciendo una tarde muy bonita de toros, esperemos que a mis compañeros les acompañe la suerte y puedan estar a la altura”.

Juan Ortega cuajó de capa a su primero y rivalizó en quites con Pablo Aguado. “Lo he podido disfrutar. No es fácil que embista un toro con buen son y tan buen aire con el capote, cuántos toros vemos rebrincados y sin celo, que cuando ves uno que te embiste con ese buen aire, se abusa un poco. Lo importante es que lo que tenga, los diez o quince momentos que te regale, poder aprovecharlos”, declaraba en los micrófonos de Canal Toros, a la vez que afirmaba “es bonito estar aquí un día como este”, por el hecho de hacer el paseíllo un Domingo de Resurrección en Sevilla.

Tras pasaportar al quinto, Ortega concluía: “se ha defendido, es difícil. Cuando los animales embisten así a trancas y barrancas es difícil reunirte con ellos y que aquello diga algo”.

Por último, Pablo Aguado, tras pechar con un lote muy venido a menos, comentaba cuando se arrastraba al sexto: “al menos he podido a provecharlo con el capote, viendo la tónica de la corrida, más vale pájaro en mano que esperar a la muleta. Uno viene esperando que le embistan y te encuentras con esto, pero bueno, lo difícil es lo otro”.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img