Magnífica tarde de Daniel Luque, tres orejas, en el inicio de la Feria de La Madeleine

Daniel Luque puso el listón alto en el inicio de la Feria de La Madaleine en Mont de Marsan (Francia). El torero sevillano cuajó al natural al encastado tercero de una corrida variada en presencia y comportamiento de Victoriano del Río para cortarle dos orejas y una más sumó del sexto. Por su parte, Diego Urdiales paseó un trofeo del quinto, el otro toro destacado del envío, al que bordó el toreo con la zurda. Ferrera, con el peor lote, fue silenciado en un espectáculo en el que resultó herido por el primero el recortador landés Cyril Duonouau.

El tercero fue un toro encastado de Victoriano del Río, que se movió mucho en los primeros tercios y llegó con poder a la muleta de Daniel Luque, que supo entenderlo y cuajarlo. Se desmonteró Raúl Caricol en banderillas. Comenzó el trasteo por estatuarios, para después torearlo con reposo y hondura por ambos pitones. Los momentos más relevantes llegaron con la zurda. Naturales templados en los que hubo mucho relajo del torero de sevillano, abandonado por momentos. La estocada, fulminante, puso las dos orejas en su mano.

El sexto, que lució la divisa de Toros de Cortés, fue un animal que sangró mucho, debido al largo segundo puyazo que recibió. Por ello, lo acusó en el tercio de muleta. Luque estuvo inteligente y lo llevó cosido a las telas a media altura, muy ligado, pero sin exigirlo. Así, encontró respuesta de los tendidos. Otra vez la espada fue un cañón y sumó una oreja más a su esportón.

Definido de principio a fin, el quinto permitió a Diego Urdiales dibujar buenos lances a la verónica en el recibo. Buen toro este ‘Caprichoso‘, de Victoriano del Río, al que el riojano logró ligar un par de tandas al natural de pura inspiración. Limpias, templadas, profundas… bajo los acordes del pasodoble ‘Curro Romero’. Toreo caro en una faena de largo metraje que, tras una estocada, le valió una oreja.

En segundo lugar, saltó un toro bien hecho y fuerte de Victoriano del Río, que sa lió suelto en los primeros compases de su lidia y que, pronto, empezó a marcar las querencias. Un defecto que se acentuó en el último tercio manseando cada vez más y que motivó que las intentonas de Diego Urdiales por sacar partido de él, fueran infructuosas. Sin opciones el arnedano.

Dejó Antonio Ferrera que el recortador landés Cyril Duonouau parara quebrando a cuerpo limpio al sardo y serio primero, que lo volteó en los medios y se ensañó arrastrándolo varios metros. Después, al animal le faltó entrega y clase en las telas, por lo que Ferrera optó por mostrarlo por ambos pitones e ir a por la espada.

El cuarto mostró cierta endeblez en los primeros compases de su lidia. Sin embargo, pasó el corte del palco tras el paso por el caballo. Ferrera trató de afianzarlo y ayudarlo a romper en la muleta, pero cuando logró sostenerlo, no pudo más que pasarlo a media altura, sin que el trasteo tomara vuelo en ningún momento. De nuevo, fue silenciado.

RESEÑA

hierro victoriano del río

Plaza de toros de Mont de Marsan, en Francia Francia. Casi lleno en los tendidos. Toros de Victoriano del Río y Toros de Cortés (6º), desiguales de presencia y de juego variado. Destacaron la casta del 3º, y la clase del 5º.

Antonio Ferrera, (de blanco y oro), silencio en ambos.

Diego Urdiales, (de y oro), silencio y oreja tras aviso.

Daniel Luque, (de sangre de toro y oro), dos orejas y oreja.

FOTOGRAFÍAS: Emilio Méndez

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img