Miguel de Juan: «El hecho de haber pagado con sangre el ser torero, me ha hecho sentir más torero»

Pese a su juventud, Miguel de Juan ya conoce la dureza del toreo. El pasado 7 de julio sufrió un percance muy grave en la primera novillada de promoción de la Real Maestranza de Sevilla. Según dictaba el parte médico, sufrió «una cornada en región perineal con rotura de una colateral de la vena iliaca». Después de nueve días hospitalizado, ya se recupera en casa.

Con tan solo 19 años ya ha pagado con sangre lo que es ser torero.  ¿Cómo se encuentra después de todo esto?

Ahora mismo, físicamente me encuentro bien. El hecho de haber pagado con sangre el ser torero, me ha hecho sentir más torero, aunque creo que lo he pagado un poco pronto. A este momento le tenía respeto. Con mi edad, no somos muy conscientes hasta que te pasa, pero ahora tengo más ganas de ponerme delante de un toro.

¿Nos podría explicar cómo fue ese momento? ¿Qué pasó exactamente?

Fue en el tercer toro. Fui a recibirlo a los chiqueros, le pegué un pase y me cerré en el tercio. Allí, el novillo se montó y se quedó parado. Lo toqué, se arrancó y embistió con todo. Cuando lo hizo, me enganchó el capote. Fui a cogerlo con la mala suerte que, mientras lo hacía, se giró y corrí hacia las tablas. El toro tenía muchos pies y acabó cogiéndome y lanzándome hasta el callejón. Una vez que me lanzó, lo que me frenó fue la cuerda que hay delante de la primera barrera. Seguidamente, ya caí al suelo del callejón.

Por lo que tengo entendido, tras este percance, le operaron e ingresó en la UCI. ¿Nos podría decir por qué le operaron y la causa de su ingreso en la UCI?

Me operaron porque, debido a la cornada, se me partió la ramificación de la vena ilíaca. Cuando el toro sacó el pitón, los músculos del abdomen taponaron la herida y, es por ello, por lo que la sangre no salía hacia el exterior. Empecé a desangrarme por dentro y perdí casi 4 litros de sangre.

En un principio, cuando fui a la enfermería, los médicos no se dieron cuenta de que el toro me había clavado el pitón, fue después en el hotel cuando vieron que tenía un agujero en el traje. Fui al hospital y me operaron pero, mientras que lo hacían, tuvieron que parar para reanimarme dos o tres veces.

Tras la operación, me ingresaron en la UCI y me realizaron varias transfusiones de sangre. En un principio, mi cuerpo no las aceptaba, incluso llegó un punto en el que los médicos  se empezaron a cuestionar si iba a sobrevivir. Finalmente, mi cuerpo empezó a aceptar las transfusiones, fui mejorando y desperté un día y medio después del percance.

Una vez pasado esto, supongo que ya habrá comprobado en primera persona lo duro que es ser torero, ¿no?

Exactamente pero, a pesar de eso, cuando me desperté en la UCI, lo primero que le pregunté a mi madre fue que si estaba bien como para poder volver a torear.

¿Sabe cuándo va a poder volver a torear? ¿O todavía no sabe nada seguro?

La verdad es que no sé si cortar la temporada. En septiembre me han salido cosas pero, no sé si voy a poder estar al cien por ciento. Para poder recuperarme y volver a entrenar necesito un mes. Además, cuando empiece lo tendré que hacer de una manera progresiva. Por lo tanto, según como me encuentre en septiembre, tanto mental como físicamente, ya decidiré.

¿Cómo afronta su vuelta después de este parón?

Este parón lo voy a afrontar de la mejor manera posible. La preparación puede ser bonita. Va a ser dura pero, lo haré con la mayor ilusión, como un reto en la vida.

Centrándonos un poco más en su historia, ¿cómo se dio cuenta de que quería ser torero?

Desde que era pequeño me lo inculcó mi abuelo. Él era el mozo de escuadras de Álvaro Domecq. Siempre me habló sobre de este mundo. Todo empezó como un juego. A veces iba a entrenar pero, cuando cumplí los 10 años me decidí y dije que quería ser torero, que lo tenía claro.

Como torero, ¿tiene algún referente en el mundo del toro?

Me fijo mucho en Perera pero, no es mi concepto porque considero que tengo mucha personalidad.

Por último, mirando a un futuro, ¿ve próxima la posibilidad de dar un paso más y poder torear en novilladas con picadores?

En principio, la idea era torear novilladas con picadores el año que viene pero, para que eso suceda, las cosas tienen que rodar muy bien para poder dar el paso. Tal y como están las cosas, no es fácil decidir el debutar con caballos porque lo haces, y puedes quedarte parado. Tienes que estar seguro de lo puedes hacer y verte preparado. Esto es algo que se tiene que pensar con cabeza, pero las ganas no me faltan.

Juan Miguel, muchas gracias por dedicarnos su tiempo y que tenga muchos éxitos.

Muchas gracias a vosotros, ¡nos vemos!

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img