spot_img

Marco Pérez: «Al toreo le pediría unión, y al mundo paz»

IMAGEN: CARMEN MOYA

Con este chico sobran presentaciones. Toreó el domingo en Granada el Festival Benéfico Granadown, rodeado de figuras y ojos expectantes. Marco Pérez ya es un nombre que suena con fuerza en el toreo, y es que motivos hay de sobra. Con sólo catorce primaveras, es capaz de poner cualquier plaza boca abajo. Ya lo hizo debutando en público el año pasado al otro lado del charco, y no se quedó atrás a la hora de presentarse en España el pasado fin de semana. Por marrar con la espada no pudo abandonar la Monumental de Frascuelo a hombros. No fue ni mucho menos pequeño su enfado consigo mismo tras ello. Actitud tiene. Matilla lo sabe, y en el Corpus tendrá otra oportunidad en la misma plaza, matando un novillo en la de rejones. Hoy hablé con él. Con ustedes, Marco Pérez. 
IMAGEN: EDUARDO PORCUNA

Tienes 14 años y todo el mundo está pendiente de ti. Estás recorriendo el mundo, toreando con las más grandes figuras del toreo. ¿Eres realmente consciente de lo que estás viviendo?

Creo que soy consciente de lo que supone y de la responsabilidad que conlleva estar presente en ese lugar. Pero para mí el objetivo principal es disfrutar y pasarlo bien con lo que hago, así como transmitir mis sentimientos toreando, que para mí es lo más bonito.

Desde tu posición, ¿cómo ves al mundo del toro?

Desde fuera, se intentan vender las cosas de una manera distinta a como son realmente. Desde dentro, y más fijándome en la manifestación del otro día en Madrid, creo que vivimos un momento en el que todos tenemos que estar muy unidos. Veo que hay mucha afición y que sigue creciendo, y que viene a través de la juventud. Lo veo tanto en mis amigos como en la Escuela Taurina de Salamanca, donde entreno, en la que hay muchísimos niños incluso más pequeños que yo y que son muy felices toreando.

En manos de personas como tú está en gran parte la posibilidad de que esa afición siga creciendo. La rivalidad en el ruedo es uno de los aspectos que más gente atrae a las plazas. ¿Serás capaz de rivalizar con tus compañeros como sucedía en otros tiempos?

Para mí la rivalidad en el mundo del toro es algo clave, ya que es la que mantiene viva la emoción todas las tardes. También hace que todos intentemos superarnos mutuamente, tanto con respecto a los demás como con respecto a nosotros mismos (que yo creo que es lo más importante). Ahora por ejemplo, en México voy a torear un mano a mano con Juan Pablo Ibarra, que también tiene 14 años. Tengo muchas ganas. 

¿Cómo se te plantea el año? En nada y menos te presentas en México como bien dices.

Es un paso muy importante en mi carrera. De momento, contando el mano a mano, tengo tres festivales allí. Me hace mucha ilusión porque me han hablado muy bien del país. Creo que me va a servir mucho esta oportunidad. 

Antes, hablando con tus padres, me comentaban que te gusta mucho dibujar. Que sepas que de cuantas más fuentes bebe el torero, más se enriquece el artista.

Sí, me gusta mucho. No sólo eso, también leo bastante, y me encanta. E incluso escribo en alguna ocasión. Lo disfruto un montón.

¿Qué te gusta escribir?

De vez en cuando se me ocurren relatos, muchos de ellos relacionados con los toros. También hago redacciones, esto ya por el instituto, y siempre que puedo intento aprovechar para seguir por esa temática, que obviamente es la que más me gusta.

¿Te gusta la poesía?

Pues sí que me gusta. De hecho hace poco me han mandado un trabajo que consiste en analizar una poesía, y he escogido una de Lorca.

En la tertulia con El Juli, me llamó mucho la atención cómo mencionabas la cantidad de amigos tuyos a los que les gusta ir a los toros de vez en cuando, pero no entienden del tema. Ya hablabas de la importancia que tiene el que la gente se interese por esto. Tú eres parte del agua fresca que viene a renovar la Fiesta. ¿Qué crees que tendría que cambiar para que ese tipo de personas se atreviese a dar el paso y convertirse en aficionados?

Se tiene que mantener variedad en los carteles, intentando alternar figuras del toreo con diestros menos veteranos que tengan proyección (que hay muchos), y que lo necesiten. Por otra parte, se debería intentar rebajar el precio de las entradas a la gente joven. Cuando toreé en Manizales, pude ver cómo tienen un tendido reservado únicamente para ellos (en sombra, por cierto), con las entradas más baratas. Se llenó hasta arriba.

En plazas como Sevilla, no hay tendido joven. Si algún día llegas a ser figura, ¿lo pondrías como condición para torear?

Por supuesto, creo que sería muy beneficioso. La accesibilidad de precios no es igual para todos, y hay que llevar a la gente a las plazas.

El campo bravo atraviesa un momento complicado, aunque por otro lado se está haciendo notar cierto resurgimiento en la diversidad de encastes en los carteles de figuras. ¿Cómo lo ves?

Creo que en el campo sigue habiendo gran diversidad, y matar todo tipo de divisas es algo básico para rescatar la esencia de las ganaderías antiguas, intentando que no se pierdan encastes. Aunque es normal que las figuras busquen acartelarse con ganaderías que les faciliten en mayor medida el poder expresar su toreo. 

Me gusta siempre saber qué es lo que las personas tienen que decirle al mundo. ¿Qué es lo que tú tienes que decir, Marco?

Al mundo del toro le diría de nuevo que se una con fuerza, por el momento que estamos viviendo. Hay que llenar las plazas y sin unión eso es imposible. Tenemos que darnos a conocer, ya que somos un mundo precioso, del cual la gente no conoce lo suficiente. Al mundo en general le pediría paz, que nos hace mucha falta ahora mismo. La guerra no es algo propio del siglo XXI. Ojalá que volvamos a la normalidad pronto.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img