spot_imgspot_img

Pepe Luis Cirugeda, vencedor de la décima edición del ‘Camino hacia Las Ventas’

Pepe Luis Cirugeda, de la Escuela Taurina de Navas del Rey, se proclamó este martes vencedor de la décima edición del ‘Camino hacia Las Ventas’, consolidado certamen de novilladas sin picadores en Madrid, tras cortar la única oreja del festejo, celebrado con una excelente entrada -más de 13.000 espectadores– y mucho público joven en los tendidos. El madrileño demostró que tiene gusto y buen trazo. Sin embargo, los mejores y más templados muletazos corrieron de la cuenta de Alejandro Chicharro. Toreó muy despacio, tratando de ralentizar siempre las embestidas con esa zurda, pero la espada roma le condenó en ambos novillos de un excelente encierro de Lorenzo Rodríguez Espioja, que mandó tres erales (1º, 2º y 4º) de nota -al serio cuarto se le pidió incluso la vuelta al ruedo-. Joel Ramírez, con el peor lote, anduvo un peldaño por debajo de sus compañeros, pero fue ovacionado.

 

El cuarto fue un eral serio y fuerte, ovacionado de salida, con mayor cuajo y amplio de sienes, que permitió mostrar su repertorio de capa a Pepe Luis Cirugeda. Rivalizó en quites después con Chicharro con el capote a la espalda ambos. Tras brindar al alcalde de Navas del Rey y el aún convaleciente David Adalid, hilvanó Cirugeda una faena llena de hondura y armonía. Logró muletazos de excelente trazo en tandas macizas, aunque menos rotundas que en el primero, siempre presididas por los quilates de sus remates. Bien de pecho, bien trincherazos. Volvió a mostrar temple y elegancia con un novillo que embistió con ritmo, clase, hondura y gran duración. Se volcó sobre el morrillo y dejó una buena estocada. Marea de pañuelos y oreja -se pidió tibiamente la segunda- para el de la Escuela de Navas del Rey. Ovacionado con fuerza nuevamente, el de Rodríguez Espioja. 

Había roto plaza un eral acapachado de Lorenzo Rodríguez Espioja, con movilidad y clase, definido desde el saludo a la verónica de Cirugeda con ambas rodillas en tierra. Templado, a pesar de la colada inicial. Chicharro quitó por gaoneras desde la boca de riego, dejándose llegar al novillo desde las tablas. Muy quieto. Trató de replicar Cirugeda, también en larga distancia, desde los medios, pero por saltilleras y el animal lo arrolló lanzándolo varios metros por alto. Luego, el de la Escuela de Navas del Rey comenzó con el cambiado por la espalda de rodillas un trasteo en el que firmó muletazos de buen trazo, aprovechando la calidad de su adversario, con ritmo, profundidad y transmisión. Con gusto, en los remates por bajo. Finalizó por bernadinas, donde fue de nuevo volteado. La estocada, casi entera, necesitó de dos golpes de cruceta. Tras petición, dio una vuelta al ruedo y el de Rodríguez Espioja fue ovacionado.

Se fue Alejandro Chicharro a portagayola a esperar al segundo, para después de una cordobina hacia las tablas, torearlo a la verónica, aunque el novillo se quedó corto en el percal. Replicó el quite de Joel Ramírez fundiendo chicuelina y tafallera. Comenzó Chicharro el trasteo con un cambiado por la espalda de rodillas, en los medios, donde transcurrió una labor en la que pudo correr la mano por ambos pitones. Tuvo nobleza y humilló el de Rodríguez Espioja. Toreó con despaciosidad, mejor al natural, barriendo la arena con la franela muy templado y cerró su faena con toreros muletazos de rodilla genuflexa. La opción de premio se esfumó por el manejo de los aceros.

Volvió a cruzar esos pasos del miedo hasta la puerta de toriles Alejandro Chicharro para recibir al quinto a portagoyola también. Por chicuelinas, el quite de Ramírez. Comenzó el de la Escuela de Colmenar Viejo por doblones, poderoso, para coserle un cambio de mano largo y el de pecho antes de sacarlo a los medios. Luego, cuidó mucho la colocación, siempre muy cruzado, con un animal que se dejó, sin maldad, pero al que faltó clase y fondo. El más deslucido, junto al sexto, del buen encierro de Rodríguez Espioja. Pese a ello, Chicharro logró mostrar su buen sentido del temple, especialmente con la zurda, tanto en una tanda al natural mediado el trasteo como en otra, postrera, a pies juntos. El acero, cuatro pinchazos antes de una estocada corta y desprendida, volvió a ser un lastre muy complicado de superar.

Joel Ramírez tragó a portagayola, pues el tercero salió sin fijeza de toriles, pero libró con limpieza el trance. Luego, toreó a la verónica y resolvió toreando por chicuelinas tras un enganchón que le rajó el capote. Después, replicó, por el mismo palo y una media superior, el quite por tafalleras de Cirugeda, que remató con una larga cambiada en pie. Después, su faena que, como sus compañeros, prologó con el cambiado por la espalda de hinojos, estuvo presidida por la quietud y el valor, fue volteado un par de ocasiones por un eral que se movió, pero con menos entrega que los dos anteriores. Puso actitud y aplomo en una labor entregada, a la que faltó rotundidad, se le vio menos puesto que a sus compañeros. Lo mató de pinchazo y estocada y saludó desde el tercio.

También acudió Ramírez a toriles para esperar a portagayola al sexto. Lo toreó a la verónica y Cirugeda no perdonó en quites, por gaoneras. Fue un animal sin entrega y deslucido, que se le vino andando en ocasiones y embistió a arreones. El joven de la Escuela José Cubero ‘Yiyo’ de Madrid trató de armar una faena compacta a base de nuevo de entrega y ganas, pero su rival no le permitió siquiera ligarle las tandas, pues, a partir de la segunda se rajó descaradamente. Lo mató de estocada fulminante y saludó desde el tercio.

RESEÑA

Plaza de toros de Las Ventas, en MadridEspaña. Final del certamen de novilladas sin picadores ‘Camino hacia Las Ventas’. Dos tercios de entrada, 13.631 espectadores según la empresa. Novillos de Lorenzo Rodríguez Espioja, . El 1º, buen novillo, definido de salida, con prontitud, ritmo, clase, transmisión y profundidad; el 2º, noble y humillador; el 3º, movilidad sin entrega; el 4º, gran novillo, con ritmo, clase, recorrido y enorme duración; el 5º, deslucido, le faltó entrega y fondo; como el 6º, que, además, se rajó pronto.

Pepe Luis Cirugeda (de verde botella y oro), de la Escuela de Navas del Rey, vuelta al ruedo tras petición y aviso y oreja con leve petición de la segunda.

Alejandro Chicharro (de mercurio y oro), de la Escuela de Colmenar Viejo, silencio tras aviso y palmas tras aviso.

Joel Ramírez (de marino y oro), de la Escuela José Cubero Yiyo de Madrid, ovación tras aviso y ovación.

Incidencias: Tras el festejo, el jurado designó ‘por unanimidad’ como vencedor de la décima edición del ‘Camino hacia Las Ventas’ a Pepe Luis Cirugeda, de la Escuela de Navas del Rey. Parte médico de Pepe Luis Cirugeda: ‘Herida por asta de toro, en el tercio superior, cara posterior del brazo derecho, y contusión en la cresta iliáca izquierda, pendiente de estudio radiológico, es intervenido bajo anestesia local en la enfermería’. Pronóstico: leve. Firmado Dr. García Leirado.

 

spot_img

RELACIONADO

spot_img