spot_imgspot_img

Luis Garzón: «Aracena respirará tauromaquia por los cuatro costados».

En julio de la pasada temporada, Luis Garzón se inició en solitario como empresario taurino, y fue con un festival en la plaza de Aracena. Casi un año después anuncia una corrida de toros, y en ella aparece el nombre de un debutante: un tal José Antonio Morante de la Puebla…

Corría la primera mitad de junio y en Aracena se respiraba ambiente de toros, en torno a aquel bonito festival y al I Congreso de Aficionados Prácticos, que coincidía en tiempo y lugar con el festejo. En la cena de clausura del congreso, empresarios de la zona le comentaron a Luis Garzón lo bonito que sería traer a Morante a su tierra, en la que no había toreado ni de novillero. Parecía difícil en una plaza de 2.500 localidades, «pero sólo la ilusión de intentarlo merecía la pena», comenta Luis.

Los primeros contactos fueron en octubre «mucho antes de que José Antonio se hubiera planteado hacer una temporada tan larga» y aunque en las conversaciones iniciales no parecía haber demasiadas esperanzas, el empresario siguió insistiendo. Y entonces, «como si fuese un regalo, en Navidad me llamó Pedro Marques para decirme que Morante estaba dispuesto a torear en Aracena», recuerda Luis Garzón.

Así fue como se gestó algo tan insólito como que Morante, en un pueblo tan taurino como Aracena, vaya a debutar a los 25 años de haber tomado la alternativa. Luego el cartel se ha rematado de forma impecable. Viene Juan Ortega, «que no tengo que explicar la clase de torero que es» y José Garrido, apoderado por el propio Garzón y cuyo crecimiento en las últimas temporadas es una realidad. «Ojalá lo ratifique esta tarde en Madrid», apunta Luis. La corrida «escogida con mucha sensibilidad porque son seis toros preciosos» es de José Luis Pereda, y coincidiendo con la corrida se celebrará el II Congreso de Aficionados Prácticos, que organizan Dávila Miura, Nacho Moreno de Terry y Rafael Peralta, con la colaboración del propio Garzón:

«Son eventos paralelos, no están vinculados el uno al otro, pero es obvio que se retroalimentan, y que Aracena respirará tauromaquia por los cuatro costados durante ese fin de semana. El ritmo de venta de entradas va muy bien y quedan aún 18 días (la corrida es el 11 de junio y el Congreso ese fin de semana completo), y en cuanto a los congresistas, ya hay apuntados casi un centenar, viniendo la mayoría acompañados».

aficionados practicos

Tentaderos en las ganaderías de Gabriel Rojas, Manolo González, El Parralejo y Arucci; conferencias y coloquios; talleres de toreo de salón; y cena de gala para los congresistas (además de ese caramelo final, para el que lo desee, de una corrida de toros con un cartel soberbio) componen la oferta taurina de un fin de semana que promete muchísimo.

Luis Garzón, además, amplía su campo de acción a nivel empresarial con la recuperación de la plaza de toros de Tarazona de Aragón, en la que después de ocho años sin toros va a organizar dos grandes corridas el 28 y 29 de agosto. «Lo de Tarazona -explica- me hace también una ilusión tremenda, porque conseguir que regresen los festejos a una ciudad tan taurina como ésta era una apuesta, y en general toda esta nueva faceta del empresariado taurino es un reto para mí».

 

spot_img

RELACIONADO

spot_img