spot_img

López Simón: «Cuando tu carrera lo gestionan pensando en números, te acaba pasando factura»

“En ocasiones me pregunto que fue del López Simón de los años gloriosos con las cinco puertas grandes de Madrid, pero soy realista. Si las cosas van sobre ruedas todo es perfecto, pero si en otras circunstancias se ponen cuesta arriba, claramente te perjudica. Al final, llegas a muchas conclusiones porque siempre se tiende a comparar las carreras de otros compañeros con la mía, pero aquí es el hombre y su circunstancia.  

En mi carrera siempre he tenido momentos de estar con el agua al cuello por la desesperación de no ver salidas. Cuando comenzó el año 2015 no lo vi claro y, tampoco quería ser un parásito en mi familia. Aquel invierno me di la última oportunidad y, gracias a Dios fue el más especial de mi carrera. A partir de ahí han sucedido muchas cosas”. Es López Simón, a corazón abierto. Sin esconderse. Dando la cara. La carrera de este torero estuvo lastrada en mayor medida por inseguridades personales a costa de malas decisiones llevadas a cabo por la gente que le rodeaba con especial incidencia en las labores de apoderamiento durante los años de vino y rosas en el que perjudicaron en gran medida la carrera del torero de Barajas. Pero aquello ya es pasado y, Alberto trata de espantar los fantasmas de otra época a base de trabajo, esfuerzo e ilusión tras un meteórico ascenso a la gloria a base de descerrajar los cimientos de la primera plaza de toros del mundo con cinco puertas grandes que parecen ser ya meros sueños…

17 corridas de toros, 35 orejas y un rabo el que consiguió en Fuenlabrada de un enclasado toro de Los Eulogios avalan la temporada 2021 de un Alberto López Simón, que tras un meteórico ascenso al cetro del toreo y de la mano de Diego Robles le ha impulsado a vivir una segunda juventud y lo que más importante, recuperar la ilusión y volver a sonreír. Vuelve López Simón, regresa con ilusiones renovadas.

Tras las cinco salidas a hombros en Las Ventas, ¿crees que tuviste el reconocimiento que te merecías? 

Considero que uno tiene el reconocimiento que merece, máxime estando en una profesión que la reválida es continua porque vemos a figurones del toreo que están consagradísimos y cada vez que van a Madrid es empezar de cero. Me lo decía el Maestro Bote en la escuela: “cada día que toreas en Madrid en vez de disminuir el miedo, aumenta”. Cada vez aumenta todo, el miedo y también la responsabilidad. Ni que decir tiene que todo lo que tengo se lo debo a Madrid y, la verdad es que he salido exactamente cinco veces a hombros más de las que yo me hubiera imaginado. Siempre estaré agradecido a Madrid y, al toreo.

¿Durante estos años te está costando entrar en los carteles de figuras?, que más hay que hacer tras 5 puertas grandes en Las Ventas…

Al final uno tiene lo que merece, el quejarse y llorar no sirve para nada; aunque hay que fijarse en uno mismo, corregir errores y dar un paso adelante. En muchos momentos, me he dado cuenta que cuando las cosas no salen la profesión te penaliza, y en ocasiones no han salido cuando parecía que iba mejorando, pero sigo pensando en el toro para seguir evolucionando.

¿La situación que viviste con algún apoderado (sin mencionarle), ahora con el paso del tiempo te ha hecho más fuerte?

Obviamente todo te deja una enseñanza y, uno se desengaña y va adquiriendo madurez. Fue un bache, un punto negro bastante grande; aunque si te soy sincero hubiese preferido no haberlo sufrido. Muchas veces cuando no estoy bien no es porque no quiera, sino porque soy transparente.  En ocasiones, cuando no han salido las cosas es porque era lo que tenía…

¿Has renacido y recuperado la autoestima que perdiste? 

Por supuesto, si no… no estaríamos aquí. Aunque siempre hay baches, mientras haya energía vamos a seguir dando guerra.

Este año has toreado en muchos pueblos, supongo que para recuperar las sensaciones… ¿qué recuerdos te ha dejado esta temporada?

Ha sido una temporada de mucha incertidumbre para todos, ya que no sabíamos muy bien cómo iba a transcurrir los meses, porque con tantas restricciones parecía inviable la celebración de los festejos.

No obstante, he podido entrar en corridas en pueblos que para mí crecimiento personal ha sido bueno para meter la cabeza en las ferias importantes la próxima temporada y, de esa manera poder dar un toque de atención.

¿Está recuperando para la temporada 2022 la frescura y la alegría que te caracterizó en tu etapa de novillero y en tus primeros años como matador?

Espero que siga siendo un año de evolucionar y me encantan los inviernos porque es donde se fragua todo. La prensa, los aficionados e incluso los empresarios cuando lo ven todo es en la plaza, pero cuando se va acercando la temporada y vas sintiendo esa complicidad y buen ritmo en el campo y en tu interior, parece que ya lo vas saboreando.

Algunos aficionados hablan de que has perdido cartel y la credibilidad que tenías (frescura), ¿qué les dices? 

Es totalmente respetable, el aficionado siempre tiene razón y lo que percibe y siente no lo puedes cambiar. No intercedo en la opinión que tienen sobre mí, simplemente la acepto y respeto.

Un torero es una persona que pasa por muchos momentos y en mi caso por desgracia, me tocó vivir una situación muy complicada que me afectó en el mejor momento de mi carrera y lo único que él quería era que torea cuantos mas festejos mejor, para así ganar más dinero (en referencia a su anterior apoderado). Cuando tu carrera la gestionan pensando en números, te acaba pasando factura. Puse toda mi confianza en él e intento reventarla simplemente para sacar partido pensando exclusivamente en su interés particular. Le gustaban demasiado las cosas ajenas.

Se acerca Fallas… un indulto y prácticamente pleno de salida a hombros…

La verdad que sería precioso, porque Valencia es una plaza que ya desde novillero sin caballos he tenido mucho feeling. No soy de estadísticas y no recuerdo cuantas veces he salido a hombros, pero empezar allí la temporada sería muy importante.

¿Qué te aporta Diego Robles, taurinamente hablando?

Una estabilidad muy grande, ya que es una persona con una experiencia tremenda en la profesión.

En corto y por derecho

¿Qué es lo que más pereza te da ser torero? 

Ciertos ambientes demasiado arcaicos. Me divertiría mucho que evolucionaran, ya que veo que hay demasiados formalismos. Sería bueno mantener la liturgia y el respeto a la Tauromaquia pero desde otro prisma.

¿Si mañana cumplieses 18 años en qué te gastarías 400 euros?

Con 18 años no veía eso ni juntando la paga de todo el año (ríe). Lo compartiría con mi gente y amigos con un buen concierto o una cena. Otro plan que me encantaría, es irme de fin de semana con todos ellos y, disfrutar de una tarde de toros.

¿Qué suele comer antes de salir a la plaza?

Como bastante temprano, en torno a 6 horas antes del festejo. Un plato de pasta (espaguetis o macarrones) y pechuga de pollo. Después, suelo dormir antes de vestirme para posteriormente salir camino a la plaza.

¿Rezas mucho?

No suelo rezar. Llevo una Virgen de Guadalupe colgada del cuello, pero no llevo una capilla. Conservo todas las estampas que me regalan los aficionados, pero no rezo. Las guardo en casa.

¿Tienes muchas manías?

La única que tengo, es que comienzo a vestirme siempre por el lado izquierdo.

¿Si te digo “Juncoso” (el toro de la alternativa), a qué te suena? 

A un precioso día que no cambiaría por nada.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img