Leandro y Fonseca, gran espectáculo en Navas del Rey

Los dos novilleros dieron la cara en una emocionante novillada de Baltasar Ibán y de Guerrero y Carpintero en la que resultó cogido Borja Collado.

El Circuito de Novilladas de la Comunidad de Madrid siguió su curso en Navas del Rey. Se celebró la novillada suspendida después de la lidia del primer novillo el mes pasado. Esta circunstancia ha provocado que Isaac Fonseca fuera el único de los nueve novilleros que no había podido torear en el certamen y que tenga que enfrentarse a cuatro novillos en 24 horas.

Buen ambiente en los tendidos del pueblo de la Sierra Oeste, gente joven, respetuosa y entendida. Aficionados de muchos puntos de la Comunidad que van siguiendo el Circuito con interés y, al mismo tiempo, con exigencia.

En primer lugar, se lidió un novillo de Guerrero y Carpintero de pobre presencia con el que el, hasta el momento, inédito mexicano consiguió lograr el primer trofeo del festejo. Fonseca lo recibió de rodillas en el tercio para después lancearlo a la verónica hasta la media en el centro del ruedo. Se echó el capote a la espalda en el quite, primero de frente y después por gaoneras. El inicio de la faena, tras brindar al cielo y al público, también fue de rodillas. Le pasaron los gachos pitones por la barriga. Ya erguido el novillo fue complicado de coger la medida porque cuando se le exigía por abajo, clavaba los pitones en la arena. Cuando venía a su aire soltaba la cara con gran informalidad. El mexicano estuvo muy dispuesto y consiguió limpiar las embestidas por momentos con gran mérito. La estocada en lo alto completó el argumento para la concesión de la oreja.

Borja Collado vino a Navas del Rey a completar su actuación del día del diluvio universal. Al ser la única bala en su cartucho –ya que mató el primer novillo el día de la suspensión cortando una oreja–se fue a la puerta de chiqueros. El novillo le hizo un extraño sin terminar de pasar en la larga cambiada y tuvo que salir corriendo sin capote. Lo cogió, salió lastimado, y no pudo volver a salir después de un intervalo de quince minutos de espera. Se hizo cargo Isaac Fonseca del encastado novillo de Baltasar Ibán. El mexicano brindó al único representante español de la terna que acababa de ingresar en la enfermería. Lo pudo por bajo y el novillo sacó cierto genio cuando se sintió podido. Fonseca resolvió la papeleta con oficio y disposición. Le exigió por bajo en una faena que fue un pulso constante. Se le atravesó con la espada y saludó una ovación desde el tercio.

Cerró la tarde una importante faena del mexicano al novillo de Baltasar Iban que le había tocado en suerte. Un novillo altote, con cuello y abierto de cara. Escobillado de pitones. Fonseca se entregó desde el principio en una obra de gran emoción. El de Ibán tuvo una importante transmisión pero no perdonó ni un error. En una ocasión en la que Fonseca no cosió la embestida, se lo echó a los lomos con gran violencia. Se creció el joven mexicano que siguió con idéntica disposición, llevándolo largo, aguantando las dificultades que la casta le planteó en varias ocasiones. Muy asentado, pasándoselo por detrás, toreándolo despacio. Una de las actuaciones más rotundas del ciclo que se vio malograda por el uso de la espada. Saludos tras aviso. El novillo de Baltasar Ibán fue premiado con la vuelta al ruedo.

Más serio y astifino resultó el segundo de Guerrero Carpintero, un novillo castaño con alzada que no se definió hasta el tercio final. Leandro estuvo muy centrado y dispuesto. En el desconcertante tercio de banderillas echó mano al tercero, a Ricardo Izquierdo. Se dobló con él Leandro para continuar toreándolo en redondo semiflexionado. Todo lo quería por bajo, en una embestida informa. No repitió la misma forma de tomar la muleta ni una vez. El novillero colombiano buscó la forma de ligar, aguantando derrotes a destiempo. Cuidó la colocación consiguiendo buenos naturales en el tramo final de la faena. Salió trastabillado de la estocada. Fue premiado con dos orejas.

Se enfrentó a un novillo de Baltasar Ibán ovacionado de salida en su segundo turno. Un novillo frenado y reservón que no fue nada fácil en los primeros tercios por su aspereza. Isaac Fonseca firmó un ceñidísimo quite por chicuelinas rematado con una larga cambiada de rodillas. Le respondió por el mismo palo Leandro. Los aficionados disfrutaron de esa competitividad. En banderillas resolvió Rafael González pese a las dificultades que planteó el Ibán y tuvo que saludar montera en mano. Leandro dejó su montera en la puerta de la enfermería, en homenaje al compañero caído. El novillo de origen contreras amagó en los primeros muletazos, probando constantemente al colombiano que tiró de firmeza para desengañarlo. Una vez superada la prueba el encastado novillo se entregó, sin dar facilidades. Leandro lo entendió, dándole sus tiempos y atacándole con autoridad. La faena cogió el derrotero de la emoción con un Leandro completamente fajado y un novillo embistiendo con transmisión. Ya de mitad en adelante, volvió a buscar la colocación dando el pecho y firmando muletazos de gran mérito. El final por ayudados tuvo empaque. Lo pinchó antes de cobrar una estocada trasera de lento efecto y tuvo que emplear el descabello en dos ocasiones. Saludos tras aviso.

La penúltima clasificatoria resultó muy interesante pese al desagradable episodio del percance de Borja Collado. Una tarde muy sincera de Isaac Fonseca y de Leandro Gutiérrez, que salió a hombros.

 

RESEÑA NAVAS DEL REY

Sábado, 3 de julio de 2021. Plaza de toros de Navas del Rey (Madrid). 6 Novillos 6, de Baltasar Ibán y Guerrero y Carpintero para Isaac Fonseca, oreja, ovación con saludos y saludos tras aviso; Leandro Gutiérrez, 2 orejas y ovación y Borja Collado, herido.

Incidencias: Penúltima clasificatoria del Circuito de Novilladas de la Comunidad de Madrid. Borja Collado fue cogido al recibir a portagayola al tercero de la tarde. Leandro Gutiérrez, que salió a hombros, brindó a su compañero herido Borja Collado.

PARTE MÉDICO: Borja Collado fue cogido cuando recibía a portagayola al tercero de la tarde. Se le traslada al Hospital de Móstoles por una luxación en el hombro izquierdo, pendiente de estudio radiológico para saber el alcance de la lesión.

 

Gonzalo I. Bienvenida

RELACIONADO