spot_img

Las lágrimas de un pletórico Pinto calan los tablaos

El novillero local corta el rabo a un gran novillo de Montalvo en su tarde más plena

Un infantil vecino en el tendido apoyado en las tablas le decía a su madre que no quería volver a casa tan pronto. Al igual que Pinto, que dudo mucho que hoy quiera cerrar los ojos hoy. Y aunque lo haga, seguirá escuchando los olés de su gente.

Calentó Pinto a sus vecinos rodilla en tierra, con el empuje de los que buscan oportunidades donde las haya. Gustó el último, al público, y a Juan Antonio, que supo ver al de mejor condición del festival. Se entendió con él y aprovechó la codicia del de Montalvo. Cambió la tarde y al menos la próxima semana del que ahora seguirá llorando en la ducha. Rugió Ciudad Rodrigo de despedida con su novillero. Se lo ajustó a la espalda en el comienzo de la tanda más rotunda de la tarde, que avisaba del triunfo que tenía que llegar. Sonrisa disfrutona, antesala de los premios. Enseñó los dientes Pinto en su faena y derramó sus lágrimas tras fulminar a su cómplice del que se llevó los mayores trofeos. Gozo puro y en volandas.

Jaleó Ciudad Rodrigo el sabroso capote de Garrido. Brindó a Sergio y Ramón, dos de los hombres que más luchan por mantener este añejo festival vivo. Ya en la muleta mostró el de Montalvo mucho celo, del de no parar. Dos naturales con la zurda ailsados, de mérito. El resto, igualar velocidades. Tragó Garrido al buen primero. A veces las conexiones cuestan. Entró defectuosa la espada y le sirvió para cortar la oreja.

Sembró el silencio el segundo en su salida, más alto, más hecho. Le dio a Ginés embestidas descompuestas en un trasteo que basó al comienzo de la muleta en la mano izquierda. La estética no faltó, pero se echó en falta la emoción. Pinceladas toreras en el final, por abajo. Gustaron, mucho, lo mejor sin duda de su actuación. Enterró media espada, y espero con respeto su muerte, fue avisado y recibió una ovación.

Gustó a la verónica Marcos sacándose el novillo que mostró falta de fuelle y marcó la dificultad que llegaba. Brindó a su amigo y confidente, José Ramón, profesor de la Escuela y mirobrigense querido. Inició con ayudados toreros saliendo de tablas, pero todo se quedó ahí. Ya en faena, el de Montalvo fue un trago, y con maldad. Para andar con él, no más. Buscando cuerpo en todo momento. Con buen criterio no alargó las intenciones el de La Fuente y le tocó descabellar. Lo dicho, un trago.

RESEÑA

Miércoles, 2 de marzo de 2022. Plaza de toros de Ciudad Rodrigo, Salamanca. Tercer y  festival taurino con picadores del Carnaval del Toro 2022. Novillos de Montalvo, de juego diverso, destacó el cuarto. José Garrido, oreja; Ginés Marín, ovación; Alejandro Marcos, palmas, y Pérez Pinto, 2 orejas y rabo.

Incidencias: Último festival del Carnaval de Ciudad Rodrigo 2022.

Juan José Díez 
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img