spot_imgspot_img

La zurda de Téllez vuelve a destacar

Foto: vía twitter @infoangeltellez

Algo ensillado y acapachado, armónico, el tercero fue un toro noble y definido desde el cadencioso recibo de Ángel Téllez a la verónica. Muy despacio lo toreó hasta la boca de riego. Comenzó el trasteo por doblones y construyó un trasteo monopolizado por la mano izquierda tras las dos primeras tandas con la diestra. Hubo naturales limpios y sedosos, con hondura, merced a la profundidad del colaborador ‘Cuvillo’, que terminó, eso sí, amagando con rajarse en el final a pies juntos y citando de frente, también con la zurda. El pinchazo previo a la estocada caída no le impidió pasear un trofeo.

Cerró plaza un colorado abierto de cuerna y algo mas lleno, que salió con muchos bríos de chiqueros. Lo paró Téllez con determinación, pero sin opción de brillo. Tampoco lo hubo después en el último tercio, porque el astado, muy deslucido, jamás descolgó en la franela del madrileño. Téllez quiso y le buscó las vueltas, incluso metiéndose entre los pitones en un arrimón final, que tampoco encontró el rédito deseado. La estocada corta, perpendicular y baja, fue suficiente.

 

 

spot_img

RELACIONADO

spot_img