¿La primera representación de tauromaquia de la historia? El templo egipcio de Abidos

Hace pocos días, visualizando la serie documental de mi admirado Javier Sierra “Otros Mundos”, en concreto, el segundo capítulo de la segunda temporada, dedicado a Egipto y a la figura de Dorothy Eady, Omm Seti, el afamado premio planeta realizó una afirmación con respecto a un relieve que me llamó la atención: “estamos ante la primera representación de tauromaquia de la historia”.

Tras escuchar esto, decidí investigar un poco sobre el tema y os traigo hoy un pequeño artículo en relación a ello.

Bien es sabido que las culturas antiguas, desde Egipto a Grecia, pasando por la antigua Mesopotamia y Roma, consideraban al toro como un ser divino, un Dios, y que desde miles de años antes del nacimiento de Jesucristo se le rendía culto al animal eje principal de nuestra afición. En el Antiguo Egipto, existían innumerables ejemplos de ritos y adoración al toro, así como multitud de representaciones en relieves y estatuas, pues uno de sus dioses, Apis, tenía forma de toro. Por dar una pequeña introducción sobre esta divinidad, decir que fue un dios solar, de la fertilidad, y, posteriormente, funerario. Esto, lo desgranaremos en otro artículo, puesto que hoy lo que nos concierne no es el animal si no la tauromaquia propiamente dicha.

Abidos

 

El templo de Sethy I en Abidos.

Gran parte del documental, transcurría en la ciudad de Abidos, y concretamente esta afirmación se hizo cuando visitaban el templo de Sethy I.

El monumento está considerado uno de los más importantes y mayores construidos en esta región. Fue erigido por el segundo faraón de la dinastía XIX, Sethy I, en honor a Osiris, y además de su imponente arquitectura, constituye un importantísimo documento histórico y religioso por sus representaciones en torno a la vida del propio Sethy I y de su hijo, Ramsés II. Entre lo más destacable del templo, encontramos una Lista Real que enumera 77 reyes del Antiguo Egipto.

Su inusual planta en forma de “L” y su distribución clásica, así como sus siete capillas o santuarios, lo hacen un monumento único. Además, consta de dos pilonos (uno de los cuales está prácticamente destruido), dos patios, almacenes, sala de barcas u otras pequeñas capillas. Todo el conjunto, se encuentra rodeado por un muro, delimitando así el espacio destinado a los oficios religiosos.

El corredor del toro.

Entre las innumerables salas y pasillos, repletos de relieves e imágenes de vital importancia, en la parte trasera del templo, existe un espacio conocido como “Corredor del Toro” en el que podemos observar un relieve con una escena llamativa.

torito

 

La corte de los dioses del Antiguo Egipto.

El espacio, fue construido en tiempos de Sethy I pero decorado por el celebérrimo Ramsés II. Destaca, entre todas las representaciones, una famosa escena en la que aparecen Ramsés y su joven hijo, Amonherjepeshef, echando el lazo a un toro y que da nombre al corredor.

Esta representación es una clara demostración del poder del Faraón y de su joven hijo, en el que aparecen interactuando y sometiendo a un animal considerado como intocable o divino. Sin saberlo, daba así comienzo al rito de la tauromaquia, en el que un hombre, un simple mortal, se enfrentaba y sometía a la divinidad del toro.

representacion grafica toros

 

Aunque existen representaciones de toros más antiguas, no existe ninguna representación anterior conocida a esta en la que el hombre interactúe directamente con el animal e intente someterlo y vencerlo en un gesto de valentía, poder e inteligencia.

Casi 1250 años antes del nacimiento de Jesucristo, la tauromaquia ya estaba presente, y así quedó reflejado en este famoso templo de la mano de los antiguos Faraones.

Pedro Casado Martín (@elpasedelafirma).

RELACIONADO