spot_imgspot_img

Curro Díaz y Galván, que sigue creciendo, en hombros en La Línea; posible lesión en el sóleo de Escribano

Curro Díaz y David Galván, que sigue en un excelente momento, salieron en hombros esta tarde noche en el último festejo de la Feria de Julio en La Línea (Cádiz), donde se lidió una corrida variada de Miura, de la que destacaron la nobleza de primero y sexto. Manuel Escribano paseó una oreja del segundo y sufrió una posible lesión muscular en el sóleo, mientras banderilleaba al quinto, que no pudo estoquear.

Se lució a la verónica David Galván en el burel que cerró plaza. Un toro de Miura que cumplió en el caballo y se dejó más en banderillas. Luego, en la muleta, Galván se lo sacó a los medios y, allí, construyó un trasteo en el que corrió la mano por ambos pitones. Con mayor rotundidad, por el derecho, el mejor, de un astado que tuvo bondad. A pesar de que la estocada cayó atravesada, paseó el doble trofeo.

En tercer lugar, salió un manso de libro de Gavira, que no se dejó torear con el percal por David Galván. Costoso para picar e imposible banderillearlo, se cambió el tercio con una sola farpa puesta. Abroncado el palco. Se atrincheró en tablas descaradamente y Galván trató de sacarlo, pero no pasaba. Muy parado, tuvo que abreviar. Tras un pinchazo, se echó el animal. Palmas de ánimo para el torero.

Manuel Escribano recibió con dos largas cambiadas de rodillas al cárdeno segundo. Continuó toreando a la verónica, dejando algunas mirando al tendido. Fue, desde lejos, el de Miura al caballo que montaba Curro Sanlúcar, que fue aplaudido. En banderillas, no lo puso fácil, esperaba al de Gerena. Destacó el par de Calafia, muy ajustado. En la muleta, no destacó por ninguno de los pitones y tenía mejor inicio que final del muletazo. Poco a poco fue perdiendo movilidad y recorrido. El sevillano finalizó la faena con una tanda de naturales mirando al tendido. Pinchazo, estocada y oreja.

Curro Díaz saludó al primero de la tarde a la verónica, aunque no se pudo lucir con el capote e incluso fue desarmado varias veces. Empujó el de Miura en el puyazo y, en banderillas, no lo puso nada fácil, esperaba mucho y con la cara muy alta. Contra todo pronóstico, en la muleta desarrolló nobleza el cárdeno y Curro Díaz, que inteligentemente le cambió los terrenos, logró momentos muy buenos con la derecha a base de dejársela muy puesta. Hubo momentos de toreo relajado hasta que el animal se acabó orientando. Estocada en lo alto, oreja.

No permitió el lucimiento de capa el cuarto, de Miura, que pasó sin pena ni gloria por el peto del caballo. Complicó, como varios de sus hermanos, el tercio de banderillas. Lo sacó Curro Díaz más allá de las dos rayas, pero el animal, de poca fuerza y recorrido, salía protestando del embroque. Pese a ello, el de Linares derrochó actitud y disposición que, sumados a una estocada en el sitio, le brindaron otro trofeo.

No permitió el lucimiento de capa el cuarto, de Miura, que pasó sin pena ni gloria por el peto del caballo. Complicó, como varios de sus hermanos, el tercio de banderillas. Lo sacó Curro Díaz más allá de las dos rayas, pero el animal, de poca fuerza y recorrido, salía protestando del embroque. Pese a ello, el de Linares derrochó actitud y disposición que, sumados a una estocada en el sitio, le brindaron otro trofeo.

Volvió a recibir al quinto de hinojos con largas cambiadas, para luego torearlo templado a la verónica. Protagonizó una emotiva pelea en varas, arrancándose de lejos al caballo de Juan Francisco Peña, que fue ovacionado. Salió doliéndose del segundo par el de Gerena, con una cojera visible, por lo que pasó a la enfermería, posiblemente, con una lesión muscular. Se hizo cargo de la lidia Curro Díaz, que lo probó por ambos pitones y fue silenciado.

RESEÑA

hierro-eduardo-miura

Plaza de toros de La Línea de la Concepción (Cádiz)España. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Miura y Gavira (3º), bien presentados. El 1º, noble y de buen pitón derecho; el 2º, con movilidad, pero sin finales; el 3º, manso de libro; el 4º, de poca fuerza y recorrido; el 5º, manejable; y el 6º, con bondad.

Curro Díaz (de azul rey y oro), oreja, oreja y silencio en el que mató por Escribano.

Manuel Escribano (de grosella y oro), oreja y lesionado.

David Galván (de espuma de mar y azabache), palmas y dos orejas.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img