spot_imgspot_img

Joxin Iriarte «La vuelta de los toros a Azpeitia se está viviendo con mucho entusiasmo y mucha alegría»

Joxin Iriarte, además de ser un gran aficionado, es el Presidente de la Comisión Taurina de Azpeitia. Esta localidad guipuzcoana vive con intensidad los tres festejos que cada año celebra por sus fiestas en honor a San Ignacio. Esta Feria comenzó a organizarse en 1903. En sus más de 100 años de historia y hasta la llegada de la pandemia en 2020, solo se habían suspendido las de 1936 y 1937 por la Guerra Civil. Iriarte reconoce que «la vuelta de los toros a Azpeitia se está viviendo con mucho entusiasmo y mucha alegría. El año pasado hubo una novillada con aforo limitado y no se pudo atender a más de 800 personas».

Para la confección de unos carteles de este calibre y con la responsabilidad que conlleva por la importancia que ha tomado Azpeitia, es indispensable que haya un trabajo duro detrás. Asiente que «es una Feria que hacemos con la mejor tesura y la mejor voluntad. Por lo tanto, tienen que salir las cosas bien. Si no salen bien, tenemos que tomar otras medidas para llegar o para no pagar más gastos de los que hemos realizado».

Las señas de identidad de Azpeitia son su carácter de torista y su apuesta en firme por la diversidad de encastes. Joxin alega que «llevamos mucho tiempo defendiendo la diversidad de encastes en las tres corridas que hacemos. Este año vienen de encaste Santa Coloma vía Joaquín Buendía, lo de Murteira Grave y La Palmosilla. También vienen con diversidad de pelajes y trapíos».

La Comisión Taurina de Azpeitia se ha caracterizado siempre por su seriedad y su rigurosidad. Adquirieron el compromiso con Ana Romero, Murteira Grave y La Palmosilla para que estuvieran en el serial de 2020. Ese trato fraguado para entonces podrá cumplirse por fin esta temporada. «Después de dos años se van a lidiar las tres ganaderías que inicialmente teníamos la idea de presentar en 2020. Por la pandemia lo tuvimos que dejar para este año, que son las representarán al pueblo de Azpeitia», corrobora Joxin.

En cuanto a estas, uno de los mayores atractivos es el debut de La Palmosilla. Afirma que «quedamos en diciembre de 2019 para que el 31 de julio de 2020 se lidiara de forma novedosa con el amparo de ser la triunfadora ese año en Pamplona. Se da la circunstancia de que este año también lo ha sido. Es un buen aliciente para la gente que quiera venir porque es una de las ganaderías con más proyección ahora mismo del conjunto ganadero». Este elenco lo completan dos hierros que han cosechado buenas tardes en Azpeitia. «Ana Romero lleva diez años viniendo y Murtiera Grave es el segundo año consecutivo que se va a lidiar en Azpeitia».

Sin ninguna duda, la mayor sorpresa de la Feria de este año es la presencia de Morante de la Puebla, que hará por primera vez el paseíllo en este coso. Aún así, Iriarte recuerda que «en 2004 tuvimos unos contactos con Morante. Quedamos en que sí estaría, pero luego no cuajó». Dieciocho años después de aquellas negociaciones, Azpeitia ve en sus carteles anunciado al diestro sevillano. Asegura que «había que darle algún aliciente al abonado y con Daniel Luque y Diego Carretero queda un cartel bastante contrarrestado. También con la corrida de La Palmosilla, que hemos tenido la suerte que viene precedida del éxito de Pamplona con las siete orejas de Rafaelillo, Manuel Escribano y Leo Valadez. Pienso que es un cartel diferente a lo que estamos viendo ahora mismo en el resto de las plazas».

En cuanto al inicio de la Feria estarán presentes, «los Santa Coloma de Ana Romero. Con ellos van Sergio Serrano, que es un torero que estuvo aquí dos tardes con los Cuadri y fue triunfador un año; Álvaro Lorenzo, que está en un buen momento tras sus triunfos en San Isidro, Pamplona y Valencia; y cierra Alejandro Marcos, que dará mucho que hablar».

Sobre el tercer cartel manifiesta que «el día 31 está Antonio Ferrera, que lleva ya seis o siete tardes en Azpeitia, con Joaquín Galdós y Juan Leal, que dio el mejor estoconazo al toro nº 92 de Murteira Grave de nombre Sandocán«.

Una de las tradiciones que cumple la Comisión Taurina de esta localidad es donar los beneficios, en caso de haberlos, que genera la Feria. Sobre ello aclara que «el carácter benéfico no tiene nada que ver con los carteles anunciados. Nadie viene bajando sus emolumentos. Los toreros tienen su caché. Lo que hace falta es que lleguemos a pagar todos los gastos y, luego si da beneficios, es lo que damos a las personas o entidades más necesitadas del pueblo o cerca de él. No por ser benéfico la gente va más. Pueden venir cuatro toreros que la gente conoce menos y que no vayan. Es un factor que está ahí desde hace varios años. El de a pie lo que quiere ver es el resultado que está puesto en el marco de los carteles. Ven qué toreros y ganaderías son y por eso vienen con más o menos ganas. Por lo tanto, nos esforzamos en todo momento para que las cosas salgan de la mejor manera y sean los más rematados posibles».

Con todos estos ingredientes hay muchas razones por las que asistir a esta interesante Feria. Joxin tiene claro que «el aficionado sabe cómo es Azpeitia y sabe el producto que tenemos. Normalmente viene encantado de la vida. Espero que este año vengan con mayor entusiasmo; que haya buen ambiente; que nos ayude el tiempo; que las ganaderías estén en buen momento; y que se corten orejas merecidamente».

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img