Joselito y Morante unidos por su pasión por El Puerto

El genio de Gelves pronunció la famosa frase de “Quién no ha visto toros en El Puerto…’” y el diestro de La Puebla se encerrará con seis toros por segunda vez en la Real Plaza gaditana

El gesto en solitario de Morante de la Puebla con los seis toros de Prieto de la Cal corona una estrategia del genio sevillano para demostrar que también se puede hacer arte con ganaderías distintas a las que llevamos viéndole durante los últimos lustros. Una reivindicación que ha disparado la expectación, agotando las entradas para el suceso en tan solo unas horas. Un añadido de atracción a una carrera impregnada por el arte y, también, por el valor. Una figura del toreo, un torero de época. Un genio que, sin necesidad ninguna, ha asumido en plena madurez una serie de retos que hacen más grande su figura.

La historia del toreo tiene un hilo conductor que encadena protagonistas y acontecimientos gracias a escenarios como la Real Plaza del Puerto de Santa María. Lugares comunes para hazañas históricas. Joselito tenía una auténtica pasión por esta plaza de toros que ha significado mucho en la carrera del torero cigarrero.

En la arena de este precioso coso del Rincón del Sur, Morante ha cuajado importantes faenas, se encontró en mano a mano con José Tomás, ha peleado contra el levante en busca de la obra perfecta y se quitó de forma inesperada en su ruedo tras un gran fracaso. Ha vivido en esta plaza la gloria del triunfo, los sinsabores de las decepciones y el dolor de la cornada. Un ruedo talismán en su carrera y, al mismo tiempo, una plaza que le ha pesado en muchas ocasiones.

Aunque el compromiso de Morante con la Tauromaquia ha cambiado mucho (para más y mejor) en el último año, no han sido pocas las ocasiones en las que se ha enfrentado a seis toros en solitario: Las Ventas (por dos veces), Sevilla, Zaragoza, Ronda, Jerez de la Frontera e, incluso, en 2002 toreó seis toros de distintas ganaderías en El Puerto de Santa María consiguiendo dos orejas. Aquella fue la primera encerrona de su carrera.

Su gran referente, especialmente de unos años para acá, es Joselito el Gallo. El genio de Gelves protagonizó en su intensa carrera un importante número de tardes en solitario como matador de toros: En octubre de 1913 en Valencia dónde hasta mató el sobrero, en 1914 de nuevo en Valencia en dos ocasiones, en 1915 protagonizó siete tardes en solitario (Málaga, Andújar, Lisboa, San Sebastián, Almagro, Sevilla –cuando cortó la primera oreja en La Maestranza en tarde a beneficio de la Hermandad de la Macarena– y Valencia). En 1916 se encerró en cuatro ocasiones con seis toros en las plazas de Vitoria, Almería, Zaragoza y Bilbao. El mismo número de corridas en solitario estoquearía en 1917 en Granada, Barcelona, Sevilla y en Málaga con toros de Veragua. Origen de los Prieto de la Cal a los que se enfrentará Morante esta tarde.

Además de la famosa frase, Joselito tuvo un vínculo especial con la plaza de El Puerto. Se anunció en una ocasión con seis toros pero no se pudo celebrar aquel festejo. Toreó en seis ocasiones, algunas de ellas en mano a mano como la de 1916 con Juan Belmonte y toros de Santa Coloma, o la de 1917 con su hermano Rafael. Esa última tarde se había anunciado en solitario pero finalmente se modificó el cartel para torear en mano a mano con El Gallo, le quedó pendiente a José aquel gesto en una plaza tan especial para él.

Morante ya ha hecho historia anunciándose con seis toros de Prieto de la Cal en El Puerto de Santa María. Lo que ocurra en el ruedo ya será cuestión de fortuna.

RELACIONADO