spot_img

José Ignacio Cascón, apoderado de Diosleguarde que ya ha despertado: «Hay que transmitirle tranquilidad para que se vaya curando todo bien»

Foto: El Norte de Castilla

El torero Manuel Diosleguarde ha sido intervenido de nuevo esta misma mañana de la grave cornada que sufrió ayer en Cuéllar. Su apoderado, José Ignacio Cascón, ha informado a Toreteate que ahora mismo «continúa sedado y entubado, pero está estable. Le han hecho hoy una última operación para quitar la presión arterial y muscular. Han organizado el nuevo esquema de la pierna». A última hora de la tarde, los médicos han procedido a reanimarlo. Según ha anunciado su apoderado, el salmantino ha despertado y ha sonreído.

Esta operación, la tercera en menos de 24 horas, se encuentra dentro de un procedimiento normal por lo que Cascón afirma que «en principio no nos han dicho nada sobre una nueva intervención. Según vaya evolucionando la pierna, irán haciendo lo que necesite para estar bien cuanto antes». En este sentido también explica el apoderado de Diosleguarde que «en estas lesiones tan agresivas el riego tiende a ir por venas que ya no están y ahora deben ir por nuevos conductos. Tiene que acoplarse ahora todo».

Todavía es pronto para marcar los plazos de recuperación por lo que José Ignacio Cascón asegura que «ahora lo que hay que hacer es tener calma. Cuando él despierte transmitirle tranquilidad. Hay que tener paciencia para que se vaya curando todo bien y él se sienta seguro para que siga con el mismo ritmo que llevaba hasta ahora, que era de explosión por tarde».

Manuel Diosleguarde recibió una cornada del sexto toro de Cebada Gago cuando se disponía a entrar a matar después una gran faena, que le «seccionó la vena safena, la arteria femoral y la vena femoral». Una vez estabilizado en la enfermería de la plaza, fue trasladado al Hospital Clínico de Valladolid, donde se le intervino durante seis horas.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img