spot_imgspot_img

Jesús Hernández, de Los Bayones: ‘Pase lo que pase, mantendremos nuestra apuesta por el toro de encaste Lisardo’

‘Coincido en que a los ganaderos se nos está acabando el romanticismo y también alguna cosa más, esto es bonito, pero no se mantiene del aire’. Jesús Hernández habla claro de la situación actual del campo. La crisis, la pandemia, la subida de los costes de producción han convertido ser criador de bravo en una pasión que ‘hay que compaginar con otras fuentes de ingresos, sino es muy complicado’. El responsable de Los Bayones, que además de dirigir este hierro señero del campo charro, también posee junto a sus hermanos un cebadero de corderos y una explotación de cerdo ibérico, tiene claro, no obstante que ‘pase lo que pase, mantendremos nuestra apuesta por el toro de encaste Lisardo‘. Hernández habla en esta segunda parte del reportaje en tierras salmantinas del pasado, presente y futuro de su ganadería, las dificultades actuales para el criador de bravo, sus criterios de selección, el toro que busca, la camada del 2023, el regreso a Madrid

‘Siempre hemos mantenido esta línea, nunca hemos querido cruzar nada, desde que lo compró mi padre en 1981 hemos seguido la misma pauta que él marcó y, pase lo que pase, mantendremos nuestra apuesta por el toro de Lisardo, Atanasio, hasta que podamos, si Dios quiere, que sean muchos años, porque buscamos mantener los principios sobre los que se fundó esta ganadería’, explica el ganadero mientras contempla orgulloso, a pocos metros, la belleza de sus animales.

‘Buscamos un toro que se desplace y que humille en la muleta, que tenga esa emotividad viniéndose de lejos, que es algo que lleva dentro este encaste y, a mí, particularmente, me gusta mucho, es decir, que tenga transmisión y embista por abajo’. Eso sí, sin restarle un ápice de importancia al primer tercio de la lidia.

Por ello, a la hora de la selección el ganadero charro lo tiene claro: ‘En casa, siempre hemos valorado mucho el caballo: la vaca que no sirve al caballo, por lo general, no la aprobamos, hay vacas que no valen para ir al peto y son muy buenas en la muleta, pero pensamos que para que un animal merezca estar en la ganadería como hembra de confianza tiene que ser buena y con condiciones en las dos partes’, comenta en una vídeo entrevista que no te deber perder.

spot_img

RELACIONADO

spot_img